Comparte!

Faltaban sólo cuatro minutos cuando los corazones de los fanáticos de San Lorenzo se detuvieron: Néstor Pitana vio un agarrón de Fabricio Coloccini sobre Lucas Gamba adentro del área y pitó un penal que pudo haberle dado el triunfo a Huracán en tiempo reglamentario.

Si bien se desató la polémica porque no fue una falta evidente, la decisión del árbitro estuvo bien tomada porque el defensor de San Lorenzo sujetó arriba al delantero del “Globo” cuando intentaba dominar la pelota dentro del área.

Esa acción pudo haber modificado el trayecto del encuentro, pero Fernando Monetti evitó la caída de su valla con una fenomenal atajada al disparo de Lucas Barrios desde el punto del penal. Minutos más tarde, el ex goleador de Palmeiras y Colo-Colo volvió a tener problemas con su definición desde los 12 pasos.

El clásico de ida que se disputó en el Nuevo Gasómetro finalizó 0-0 y el choque que se llevó a cabo en el Tomás Adolfo Ducó también estaba 0-0 cuando el árbitro dos veces mundialista (en 2014 y 2018) señaló ese penal a los 42 minutos del segundo tiempo. El gol le hubiese dado a Huracán la clasificación a los octavos de final de la Copa de la Superliga.

Finalmente, ambos equipos tuvieron que dirimir el boleto a la siguiente ronda en la definición del tiro del punto penal. Allí, el que se hizo fuerte fue San Lorenzo. Nicolás Reniero, Gonzalo Rodríguez, Raúl Loaiza y Andrés Rentería anotaron en la visita, que se impuso a pesar de la falla de Nahuel Barrios.

Del otro lado, el ex Palmeiras Barrios volvió a equivocarse en su definición y  el colombiano Andrés Roa no pudo vencer a Monetti, lo que le permitió al “Ciclón” sumarse a los octavos de final de la Copa de la Superliga donde espera por Independiente o Argentinos.