Comparte!

A diferencia de otros años, la tradicional Bajada se realizará en horas de la mañana. Luego habrá una caravana con la Sagrada Imagen hasta la Gruta de Choya, donde permanecerá hasta la tarde. “Una de las metas que tenemos en este año es ayudar a nuestra Patria a recuperar la esperanza”, dijo el Pbro. José Antonio Díaz, Rector del Santuario Mariano.

Un momento histórico viviremos el 29 de noviembre, en el inicio de las fiestas en honor a Nuestra Madre del Valle, con el traslado de la Imagen cuatro veces centenaria hasta la Gruta de Choya, luego de la tradicional Bajada, que en esta oportunidad se realizará en horas de la mañana.
De esta manera, el pueblo devoto de la Madre Morenita comenzará a palpitar el Año Jubilar por los 400 años de su presencia entre nosotros, que dará apertura el 8 de diciembre, abriendo el Año Mariano Nacional para todo el país y el IV Congreso Mariano Nacional, que nos tendrá como anfitriones.
Los detalles de este importante acontecimiento los brindó el Rector de la Catedral Basílica y Santuario de Nuestra Señora del Valle, Pbro. José Antonio Díaz, durante una conferencia de prensa concretada en la mañana del viernes 8 de noviembre, en el Salón Auditorio del Museo de la Virgen.
En el comienzo de su contacto con la prensa, el sacerdote expresó que “este año vamos a iniciar las Solemnes Fiestas en honor a Nuestra Madre del Valle con una significación muy especial, porque abriremos el 8 de diciembre el Año Mariano Nacional junto con las 66 Diócesis de la Argentina, las ocho Regiones Pastorales del país; todos los fieles católicos de Argentina, conmemorando estos 400 años, resaltando la presencia, la compañía, la maternidad de la Virgen desde acá, desde el Valle Central de Catamarca”.
“Por este motivo, este año queremos retomar los orígenes de nuestra historia. Se cuenta, según los relatos que en 1700 fueron registrados en la Declaración Jurada, que la Imagen ‘salía’ del templo de Valle Viejo para volver a la Gruta en repetidas oportunidades. Eso nos alienta a querer llevarla nuevamente a la Gruta, y recuperar los orígenes y la identidad. Somos un pueblo con historia y la historia de la Virgen del Valle es nuestra historia”, manifestó.
Siguiendo este concepto, el Rector del Santuario afirmó que “esta historia tuvo su origen en la Gruta, y estuvo marcado por la presencia del pueblo originario, los más pobres y desprotegidos, por esta razón quiso, como Guadalupe, aparecerse en ese contexto. No sabemos el nombre de las personas que estuvieron en ese momento, pero sí sabemos que Ella quiso priorizar su presencia en medio del pueblo originario”.

La Bajada será a la mañana
Sobre las actividades para el viernes 29 de noviembre, el Padre Díaz detalló que, a diferencia de otros años, “la Bajada de la Imagen de la Virgen, desde el Camarín hasta el Presbiterio, será a las 9.00. Luego nos trasladaremos en caravana, por calle Sarmiento, avenida Belgrano y avenida Virgen del Valle, hasta la Gruta”.
Durante esa jornada, “los vehículos particulares que acompañen la caravana no podrán ingresar a la Gruta por razones de espacio, y permanecerán en la rotonda de ingreso. Sólo podrán ingresar algunos colectivos que llevarán a la gente”, indicó sobre la parte operativa, agregando que “permaneceremos allí con la Imagen hasta la tarde. A las 18.30 celebraremos la Eucaristía y retornaremos a la Catedral a las 19.30”.
Aclaró que “en La Alameda (Paseo General Navarro o Plaza de la Coronación), los vehículos tampoco podrán ingresar hasta la Catedral. Irá solamente la Imagen con la cápsula de protección. Las personas que quieran acompañar el paso de la Virgen podrán apostarse a ambos lados de la avenida Virgen del Valle hasta La Alameda y por calle San Martín hasta la plaza central”.
De esta forma, “así como el año pasado quisimos hacer memoria del traslado de la Imagen desde Valle Viejo hasta la ciudad capital, ahora queremos retomar los orígenes de esta historia de 400 años de amor y protección de la Madre para con su pueblo”, manifestó el presbítero, especificando que “no será una peregrinación sino una caravana, tanto de ida como de regreso”.
En otro tramo, comentó que “la Apertura del Año Mariano Nacional que, además de este gesto que acabo de anunciar, tendrá una celebración de apertura formal, el 8 de diciembre a las 9.00, con la Misa presidida por el Señor Obispo, donde se va a leer el decreto correspondiente. Y a la noche, luego de la procesión, haremos también un gesto popular de inicio del Año Mariano Nacional”.
Enfatizó que “el 8 de diciembre será una jornada muy importante, porque es la fecha elegida por los obispos para dar apertura a este año tan significativo, que va a cerrar el 8 de diciembre de 2020. Será, sin duda, el momento más intenso del inicio de la preparación al IV Congreso y Año Mariano Nacional, son dos eventos que quedarán en el centro de la escena a partir del 8 de diciembre. Los católicos viviremos todo este tiempo como tiempo de gracia y de esperanza, en que nos autoproclamamos servidores de la esperanza”.
En este sentido, afirmó que “una de las metas que tenemos en este año es ayudar a nuestra Patria a recuperar la esperanza, a levantar la mirada y descubrir que tenemos un horizonte nuevo que transitar, un camino por hacer y recuperar, sobre todo, resguardando los valores fundamentales de nuestro pueblo argentino. Por otro lado, quisiéramos devolverle a la Iglesia, que es instrumento en manos de Dios, su dinamismo misionero, que es algo que como cristianos estamos llamados a realizar, sobre todo con el llamado del Papa Francisco, quien quiere una Iglesia en salida”, concluyó.