Desde la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados consideran que “No puede ser una idea que se implanta porque funciona bien en otros lugares”.

Los legisladores del bloque Frente de Todos (FDT), que integran los diputados provinciales Verónica Mercado, Hugo Corpacci, Daniel Lavatelli, Armando Zavaleta y Armando López Rodríguez, se pronunciaron respeto al probable traspaso de los IES de Catamarca a la órbita del Ministerio de Ciencia e Innovación Tecnológica de la Provincia. “No puede ser una idea que se implanta porque funciona bien en otros lugares”, consideran.

Hoy la situación generada a raíz de la posibilidad del traspaso de los Institutos de Estudios Superiores (IES) desde el Ministerio de Educación hacia el Ministerio de Ciencia e Innovación Tecnológica, nos obliga a pronunciarnos como legisladores y representantes de nuestra gente.

“El tema nos preocupa y nos ocupa, por eso queremos señalar la postura que venimos sosteniendo ante los diferentes actores involucrados, sea el Poder Ejecutivo Provincial, los representantes de los ministerios antes mencionados, los docentes autoconvocados, estudiantes y demás protagonistas del tema en cuestión.”

Sostienen que “se trata de una visión más ambiciosa y al mismo tiempo, positiva, que no niegue la necesidad de transformaciones, pero que las mismas surjan de un consenso social, sin tensiones, con respeto al diálogo y al intercambio. De alguna manera, se trata de que decidamos procurando los valores que bregamos nuestras instituciones educativas fomenten en sus claustros.”

Por ello, “necesitamos aclarar que, hasta el momento, en el seno de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados no se ha formalizado proyecto alguno que establezca dicho traspaso.”

“Que, en miras a la educación que queremos, nos parece importante transitar con los consensos necesarios para garantizar el cumplimiento del pacto social que tenemos con los ciudadanos de Catamarca.”

“Que de proponerse un cambio de lo que hasta hoy se reconoce como el trabajo que desarrollan los IES, debe tenerse en cuenta y respetarse toda la serie de normativas legales, como la Ley Nacional de Educación, la Ley Provincial de Educación, La Ley de educación Superior, el Estatuto del Docente y demás que contienen y resguardan dicho trabajo.”

“Que priorizamos la planificación de las políticas educativas alentando el debate de todas las partes y, sobre todo, procurando un tratamiento legislativo que le dé el marco y la entidad de una reestructuración conversada, discutida y consensuada. Nosotros, en nuestro rol como representantes de la comunidad, debemos dar estas garantías.”

Agregan que “con este mismo criterio, sostenemos entonces que, si de reformas se trata, debemos mirarnos aun más para establecer las necesidades y potencialidades en las que nos reconocemos como sociedad, por encima de cualquier modelo foráneo que no asegura sea exitoso con nuestra realidad, cultura e idiosincracia. Nuestros docentes, estudiantes y la comunidad educativa en general son quienes mejor conocen las capacidades y cambios necesarios que deben realizarse. Quienes están permanentemente en las aulas, “con la tiza debajo de las uñas”, trabajando y haciendo patria en lugares inhóspitos o alejados saben mejor que nadie cuál es la oferta educativa que debemos lograr.”

“Toda reforma educativa, por más ambiciosa o exitosa que parezca, debe nacer de una propuesta superadora, de quienes priorizan las transformaciones educativas para la integración, la inclusión, la democratización y la humanización de los aspectos sustantivos de contenidos y de organización antes que las miradas “librecambista”, o mercantilistas que apuntan a una educación “eficiente” en los números y en las finanzas. Sabemos que educación es inversión y que no se puede mercantilizar la escuela.”

“Por ello, reiteramos la necesidad de un encuentro, de un profundo debate que nos permita elaborar un plan, un proyecto, ampliamente legitimado por la opinión y la participación del conjunto de los actores involucrados. Porque estamos poniendo en discusión el modelo educativo de nuestras futuras generaciones.”

Por último, remarcan que “ojalá podamos interpretar las opiniones, los deseos y los sueños de todos para garantizar la educación de nuestros niños y jóvenes como un derecho social, que debe transformarse, mejorarse, dejando atrás las perspectivas particulares y sectoriales para lograr una que refleje los núcleos de coincidencias y el respeto mutuo.”

Firman el documento: Diputada Verónica Mercado, Diputado Hugo Corpacci, Diputado Daniel Lavatelli, Diputado Armando Zavaleta y Diputado Armando López Rodríguez.