El fútbol argentino se encuentra en un proceso de modificaciones a causa de la pandemia del Covid-19, uno de los cambios es que los controles antidoping tal como los conocemos ya no serán obligatorios.

Esta medida surge por una decisión de ajustarse a las normas internacionales y a los actuales criterios de la Agencia Mundial Antidopaje. Es por eso, que en la primera fecha de la Copa de la Liga Profesional se realizaron testeos en solo tres partidos: River-Banfield; Racing-Atlético Tucumán y Rosario Central – Godoy Cruz.

Según una nota publicada en el diario La Nación, los nuevos controles serán sorpresivos, inteligentes y proporcionados.

La Comisión Nacional Antidopaje (CNAD) es la que se encarga de realizar los controles antidopaje de los deportistas argentinos. A partir de este torneo, no estará el famoso sorteo para el control antidoping, que se hacía un rato antes de finalizar cada partido, y al que solían ir dos jugadores de cada equipo. Ahora, los futbolistas pueden ser controlados de manera sorpresiva, ya sea en los entrenamientos o en la disputa de partidos oficiales. De esta forma podría ocurrir que un plantel entero sea controlado, como ha sucedido, por ejemplo, con Boca y River antes de la final de la Copa Libertadores 2018.

Si la AFA quisiera, podría pedir la realización de los controles tal como existían antes. Claro que ese pedido tendría un costo adicional. Para la CNAD, los testeos anteriores que se hacían luego de cada partido eran predecibles y la tasa de positividad era muy baja. Por ese motivo, a partir de ahora, no se sabrá en qué momento se realizarán los controles.