Al término de la Solemne Procesión en honor de la Pura y Limpia Concepción del Valle, la venerada imagen será trasladada a su Santuario en el centro de la ciudad Capital de Catamarca.

Se estima que, pasadas las 20.00 la Madre Morena llegará a la Catedral Basílica y será llevada a su trono permanente, en el Camarín.
A continuación, se celebrará la Santa Misa para quienes no pudieron celebrar durante esta jornada el precepto por la Solemnidad de la Inmaculada Concepción.

Los cuatro dogmas

Los dogmas de fe que la Iglesia declaró en relación a María, son cuatro:

1- Su Inmaculada Concepción.
2- Su Virginidad Perpetua.
3- Su Asunción en cuerpo y alma a los Cielos.
4- Su Maternidad Divina

El dogma de fe que celebramos hoy, la Inmaculada Concepción de María, declara que, por una gracia especial de Dios, ella fue preservada de todo pecado desde su concepción. Fue proclamado por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus.
María quedó preservada de toda carencia de gracia santificante desde que fue concebida en el vientre de su madre Santa Ana. Es decir, María es la “Llena de Gracia” –como la llamó el Ángel Gabriel en la Anunciación-, “la Pura y Limpia Concepción” -nombre impreso en su Imagen hallada hace 400 años en este Valle-, la “Sin pecado concebida”, como la saludamos al decirle “Ave María Purísima”. Cuando hablamos de la Inmaculada Concepción, no se trata de la concepción de Jesús en su seno virginal, Quién, claro está, también fue concebido sin pecado.
Por eso, el novenario que celebramos en Catamarca desde el 29 de noviembre culmina en esta gran Solemnidad del 8 de diciembre, que también se celebra en el mundo entero.