Se dispuso desde hoy en la vecina provincia de Salta, donde las sanciones serán severas para quienes no cumplan con las normas de prevención.

El gobernador Gustavo Sáenz pidió anoche a los salteños más compromiso para evitar contagios de COVID-19 e informó que se unificará en 20 mil pesos el valor de las multas para quienes no usen tapaboca, incumplan el distanciamiento social o participen de reuniones, ya sea sociales o familiares.

El mandatario realizó este anuncio en un mensaje grabado que se difundió por redes sociales, tras señalar que ayer se sumaron 182 casos de COVID-19, con lo que el acumulado llegó a los 3.514.
Las sanciones económicas que se habían estipulado cuando se estableció la obligación de llevar barbijo partían de los mil pesos en adelante. Para los que no respetaran la prohibición de compartir encuentros con no convivientes o salieran entre las 0 y las 6 sin el permiso correspondiente también se establecían montos graduales, que podían llegar a los 20 mil pesos.

Sáenz anunció que tomó la decisión de que las “multas sean mucho más severas” y que se unificará el valor en 20 mil pesos para los que no usen barbijos, incumplan el distanciamiento o participen de reuniones. Agregó que, en el caso de las fiestas clandestinas, las cifras serán más elevadas aún.
El mandatario planteó que no hay que tenerle miedo al virus, pero hay que “tener miedo de contagiar a un amigo, un padre o un abuelo por irresponsabilidad”.
El gobernador difundió que el sistema de salud tiene el 55 por ciento de las camas ocupadas en las unidades de terapia intensiva y el 69 por ciento de las plazas en general. También detalló que están ocupados el 30 por ciento de los respiradores.