Tom Jones Figueroa.

Figueroa de 57 años de edad, murió anoche en un sanatorio céntrico por un paro cardiorrespiratorio a raíz de complicaciones por una úlcera gástrica.

De frondoso prontuario, en la actualidad se encontraba cumpliendo prisión domiciliaria tras ser imputado en julio de 2019 como líder de una banda narco con ramificaciones en varias provincias del norte.
En agosto de 2007, la Cámara Penal 1 lo condenó a cinco años de prisión por el delito de “homicidio culposo” por la muerte de una niña de 11 años en un hecho de tránsito, ocurrido en diciembre de 2005.

En febrero de 2005 había iniciado una huelga de hambre en el Servicio Penitenciario Provincial oportunidad en que, además, se cosió los ojos y la boca en protesta por la falta de resolución judicial en una causa por los delitos de amenazas agravadas, tenencia de armas y municiones de guerra, lesiones leves, lesiones culposas y atentado y resistencia a la autoridad.
Por otra parte, tras conocer la noticia de su fallecimiento, familiares del recluso protagonizaron escenas de violencia en el interior del sanatorio, por lo fue necesaria la intervención policial.