Mandatarios se reunieron este jueves con Alberto Fernández en Yapeyú, y la próxima cita será en Catamarca. Nación proyecta programa de infraestructura contra asimetrías, con foco en hidrovía. Esperan medidas en contribuciones patronales, combustibles y subsidio al transporte.

Con la correntina Yapeyú como telón de fondo, los diez gobernadores del Norte Grande se llevaron este jueves de Alberto Fernández -recién arribado de su visita oficial a México- la promesa de que el próximo 19 de marzo recibirán anuncios concretos para combatir las asimetrías que azotan a la región, en el marco de la futura cuarta cita del bloque, con el Presidente, esta vez en Catamarca.

Brotó satisfacción entre los mandatarios tras el encuentro con Fernández ante ese compromiso. La liga norteña resurgió con fuerza en diciembre -con el chaqueño Jorge Capitanich como promotor y con el guiño de la Casa Rosada-, pero la argamasa que cohesiona a peronistas con radicales y caciques de fuerzas locales requiere de frutos concretos del trabajo conjunto para sostenerse en el tiempo, y máxime en un año electoral.

Desde despachos nacionales confirmaron a Ámbito que “se está armando un plan de obra pública especial para el Norte”, con participación de los mandatarios. La ambiciosa iniciativa -aseguró uno de los gobernadores a este diario- involucra unos u$s 30 mil millones de dólares en 15 años. En esa apuesta ya están trabajando el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, y su par de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, lo mismo que desde la cartera de Economía de Martín Guzmán.

En la avanzada, la obra de la Hidrovía Paraná-Paraguay aparece como “prioritaria” para reducir las asimetrías del norte respecto del centro del país. De hecho, el Presidente aspira a tener “resuelta” la licitación de la obra antes de la nueva cita del Norte Grande en Catamarca.

Pero los planteos de la región son más amplios e incluyen pedidos de más corto plazo. Por eso los mandatarios apuestan a que el 19-M en Catamarca el Presidente despliegue anuncios en torno al pedido de reducción de contribuciones patronales -de 75%, 50% y 25%, entre 2021 y 2023- para impulsar la creación de 250 mil nuevos empleos privados y recuperar otros 65 mil perdidos entre 2018 y 2020. Y al reclamo de una rebaja en el precio de los combustibles y de un reparto más equitativo de los subsidios al transporte, respecto del AMBA.

Quiero que empecemos a resolver los problemas que se están planteando; el Norte no debe seguir esperando y debemos ir encontrando soluciones: es la región más postergada que ha quedado en la Argentina después de los cuatro años del macrismo”, aseguró Fernández tras mantener un encuentro en el enclave correntino con gobernadores, industriales y legisladores de la región.

“Fue una excelente reunión, muy positiva, y nos vamos muy satisfechos porque el Presidente tiene un compromiso muy grande con el Norte Grande”, dijo el peronista Capitanich. Y reveló que desde este viernes a las 8.30 trabajarán “con el ministro de Interior y todos los equipos de gobierno” en un avance más fino de los planteos, a partir de que el Presidente “se comprometió” a llegar a la nueva cumbre del 19-M en Catamarca “con muchas conclusiones realizadas”, bajo la apuesta de no sumar “reuniones” sino “soluciones”. No fue parte de la agenda, en cambio, el pedido de suspensión de las PASO, impulsado por mandatarios de la región frente al combo pandemia/gasto adicional pero que se topó con fuertes resistencias.

Fue la primera visita a Corrientes de Fernández desde su llegada a la Casa Rosada, mientras que Yapeyú -que albergó un homenaje conjunto al general José de San Martín en el 243º aniversario de su nacimiento- no contaba con una presencia presidencial desde la gestión de Eduardo Duhalde.

Precisamente, tras su arribo a Posadas desde las tierras de Andrés Manuel López Obrador y un vuelo en helicóptero a Yapeyú, la primera actividad fue la conmemoración del natalicio de San Martín, una atmósfera desde la que el Presidente arengó sobre que “el federalismo no se declama, se hace”.

Pido perdón por la demora, no quería estar ausente”, dijo, frente al corrimiento de los horarios originariamente previstos. Y remarcó que “el Norte ha sido una y otra vez olvidado en un país donde el centro concentra la riqueza, y eso genera consecuencias”.

Minutos antes el radical Gustavo Valdés, anfitrión del encuentro, había agradecido la presencia del Presidente, en una nueva señal de buena convivencia política con la Casa Rosada en el año en el que Corrientes renovará gobernador, y en el cual Valdés aparece como el candidato natural a reelegir desde la coalición Encuentro por Corrientes. “Tenemos que dejar de lado las diferencias porque los problemas son graves: la pandemia y la crisis económica que se agravó son las nuevas cordilleras que debemos cruzar para construir un país mejor”, trazó Valdés, haciendo un paralelismo con San Martín.

La cumbre, con el Presidente como interlocutor clave, volvió a reunir a la liga de mandatarios del NOA y NEA. Fueron de la partida, además de Valdés y Capitanich (actual presidente pro témpore), los peronistas Juan Manzur (Tucumán), Ricardo Quintela (La Rioja), Gildo Insfrán (Formosa) y Raúl Jalil (Catamarca); el radical Gerardo Morales (Jujuy), y el misionero Oscar Herrera Ahuad (Frente Renovador de la Concordia) y el santiagueño Gerardo Zamora (Frente Cívico). Por Salta estuvo el vicegobernador Antonio Marocco.