Comparte!

Con gran interés por parte de los asistentes culminó el martes 18 de junio la capacitación en “Buenas Prácticas para la Atención a Personas con Discapacidad Visual” ofrecida desde el Instituto Provincial de la Administración Pública (IPAP), como parte del módulo Gestión Orientada al Ciudadano que integra el nuevo programa de capacitaciones impulsado por el IPAP para el 2019.

La capacitación estuvo a cargo de la profesora Patricia Villalba, especializada en Discapacidad Visual y docente de la Escuela Docente Especial Nº 998 “Santa Lucía de Siracusa”, quien propuso a los asistentes pautas concretas para comunicarse, guiar y ayudar a personas con discapacidad visual.

A partir de recursos que permitían experimentar otros sentidos y al menos tiempo trabajar desde la empatía, la docente fue ofreciendo distintas pautas para guiar y brindar atención a personas que no ven.

Una experiencia movilizadora para todos los asistentes fue el ponerse en el lugar del otro y, con antiparras que les tapaban los ojos y bastones blancos, vivenciar cómo siente y se moviliza una persona ciega. También cada asistente, a su turno, ofició de guía ayudando a movilizarse y poniendo en práctica todos los recursos ofrecidos para ayudar y facilitar el tránsito y la movilidad a personas ciegas.

La capacitación incluyó además una clase introductoria, ofrecida por la directora de Atención a Personas con Discapacidad, Lic. Cecilia Moreno, quien brindó un enfoque sobre buenas prácticas en la atención a personas con distintos tipos de discapacidad y puso foco en los derechos que tienen.

El curso, que se dictó por primera vez en IPAP, fue valorado por los asistentes, quienes aseguraron que se llevan una base de conocimientos y herramientas para ayudar, desde su lugar como servidores públicos y como ciudadanos, a personas ciegas que necesiten realizar trámites o gestiones en sus organismos.

La directora del IPAP, Sonia Aibar enmarcó esta capacitación en un programa que apuesta a mejorar la atención al ciudadano y agradeció a la docente, a la directora de la Escuela Santa Lucía de Siracusa, Ana Marcela Achá, quien facilitó el material para las prácticas, a la directora de Educación Especial, Mónica Seleme y a la directora de Discapacidad, Cecilia Moreno por posibilitar la concreción del curso.