El canciller argentino Felipe Solá, reiteró que el Gobierno nacional “desaconseja que la gente salga” considerando que el problema podría estar en “volver a entrar”.

Con el repunte de casos de coronavirus en la escena global y con Sudamérica como epicentro, quien se pronunció al respecto de posibles futuras medidas fue el canciller de la Argentina, Felipe Solá.

El titular de Esmeralda 1212 volvió a reiterar hace algunos momentos que el Gobierno nacional “desaconseja que la gente salga” al exterior del país y sostuvo que “el problema no es salir” sino “volver a entrar” debido a la evolución de la situación epidemiológica.

“Por ahora desaconsejamos que la gente salga, ya que el problema no es salir, el problema puede ser volver a entrar, y que las aerolíneas empiecen a levantar los vuelos”, afirmó el funcionario.

En diálogo con El Destape radio, el titular de Cancillería aseguró que en relación a la situación derivada de la pandemia “está prohibido hace mucho tiempo el ingreso de extranjeros, salvo que puedan ser citados por un motivo o que tengan un interés concreto acá”.

Solá indicó que “las fronteras están cerradas con Uruguay, con Paraguay, con Bolivia, y eso obviamente genera problemas. El único lugar que se ha dejado de entrada es Ezeiza”.

De igual manera, el canciller recordó que existen “restricciones para los argentinos o residentes que entren, que tienen que traer PCR realizados en laboratorios autorizados y si llegan con Covid-19 tendrán que pagarse un hotel”.

El Gobierno nacional viene trabajando para definir “lo antes posible” una batería de medidas que permitan ralentizar el alza de contagios de coronavirus pero descarta por el momento la posibilidad de disponer un confinamiento o restricciones a la circulación para franjas horarias.

Esta semana, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, se reunió en Casa de Gobierno con el ministro de Transporte, Mario Meoni, y con funcionarios del Ministerio de Salud y de la Secretaría Legal y Técnica para definir en los próximos días medidas restrictivas.

Según explicaron, esas medidas que podrían regir “desde el fin de semana”, buscarían reducir “fuertemente” el ingreso de personas desde el exterior a partir de “drásticas restricciones” en la frecuencia de vuelos.

El caso Venezuela
El canciller aseguró que la decisión del Gobierno argentino de abandonar el Grupo de Lima fue “formalizar algo que venía ocurriendo desde diciembre de 2019”, al tiempo que sostuvo que “no hay ningún cambio” en la “posición internacional” de la Argentina “ni respecto de Venezuela ni de Estados Unidos”.

Solá recordó esta mañana que “no veníamos firmando ninguna declaración de ellos (en alusión al Grupo de Lima) y fue formalizar algo que venía ocurriendo”.

El titular del Palacio San Martín también indicó que “se nos consultó a través de la embajada en Washington y se les dijo (al Gobierno de Estados Unidos) que pertenecemos al Grupo de Contacto de la Unión Europea, y ese cambio lo hicimos hace mucho; ahora lo único que hicimos fue formalizar esa salida”.

“El Grupo de Contacto se plantea debatir el no avance de ningún tipo en relación a Venezuela, cosa que no ocurría con el Grupo de Lima”.