El exjefe de Estado, que brindó las declaraciones en una charla virtual sobre Latinoamérica que contó con las preguntas del periodista peruano Álvaro Vargas Llosa y fue organizada por el portal chileno laotramirada.com, criticó la “falta de equilibrio” de los mandatarios que determinaron una cuarentena estricta y consideró que actuaron desde “el pánico y el miedo”, dos factores que “llevan a tomar decisiones apresuradas y extremas que generalmente terminan demostrándose como decisiones estúpidas y muy destructivas”.

El expresidente Mauricio Macri volvió a insistir este miércoles que la pandemia de coronavirus Covid-19 es utilizada como una excusa por los gobiernos populistas para avanzar contra las libertades individuales, pero que, tras concluir la situación epidemiológica actual, estos “autoritarismos soft” terminarán debilitados; al tiempo que, pese a estar imputado en la causa que investiga un supuesto entramado de espionaje ilegal bajo el ala de su gobierno, no hizo énfasis en este tema.

En una primera reflexión sobre la conyuntura marcada por el virus, formuló visiones similares a la carta que, junto a otras personalidades de la región, rubricó para advertir sobre las amenazas a la democracia latinoamericana: “Algunos países hemos tenido gobiernos que creen que la pandemia es una buena oportunidad para avanzar en estos autoritarismos soft que si no se los toma seriamente pueden devenir en una dictadura como la de Venezuela”.

“Entonces hay que estar muy claros y muy firmes que no hay que confundir la pandemia como una herramienta para afectar nuestras libertades empezando por la libertad de la expresión, la independencia de los poderes, el funcionamiento de la Justicia o la propiedad privada”, apuntó.

De acuerdo a su observación, cuando la pandemia haya finalizado los gobiernos populistas habrán concluido “debilitados” de forma inevitable dado que “de la mano de las tecnologías y las comunicaciones el ciudadano se ha empoderado” y tiene la capacidad de contrastar su realidad con la de diversas partes del mundo, mientras que la situación económica “será dolorosa”.

“Las democracias sanas van a salir fortalecidas de este proceso y las que van a ser afectadas son las que tenían debilidades anteriores, pero las fuertes van a salir fortalecidas frente al populismo”, opinó el exmandatario, que remarcó la necesidad global de que Estados Unidos lleve adelante su rol de “orden y equilibrio”.

Consultado sobre la relación de China con América Latina, afirmó que “hay un futuro muy grande” para la región ya que ese país asiático es “muy demandante de productos” y su sociedad se encuentra “en un proceso de abrirse cada vez más” al mundo.