Comparte!

Sin posibilidades de acceder a los octavos de final, y casi sin gente por la desolada imagen que arrojó el histórico Gigante de Arroyito, Rosario Central recibió a la U Católica con la obligación de ganar para mantener sus esperanzas de alcanzar el tercer puesto del Grupo H de la Copa Libertadores, para acceder a la Sudamericana y olvidar el fracaso ante Aldosivi en los 32avos de la Copa de la Superliga.

Sin embargo, a los 23 minutos de iniciado el partido César Fuentes enmudeció a los fanáticos que se acercaron al estadio que supo ser sede del Mundial de 1978. El volante central chileno dejó sin posibilidades a Jeremías Ledesma para que el Canalla se hunda en el último puesto de su zona y se olvide de la competencia hasta el inicio de la próxima Superliga.

Estadio: Gigante de Arroyito
Árbitro: Esteban Ostojich (Uruguay)