“Ella es Rosita y todos la conocen. Sufrió un brutal ataque hace dos semanas y hoy nos toca compartir una buena noticia: su vida no corre peligro”, informó esta madrugada el Ente Descentralizado Municipal de Río Cuarto, Córdoba, donde la perra, que fue noticia en los últimos días por un ataque del que fue víctima, recibió atención veterinaria.

“Fue atendida por nuestro equipo de médicos veterinarios, que pertenecen al Servicio de Animales Accidentados en la Vía Pública. Pero también recibió otro tipo de atención, que fue el amor de cientos de vecinos que desinteresadamente se acercaron a colaborar junto a un gran trabajo de las asociaciones protectoras y proteccionistas independientes de nuestra ciudad”, informaron desde el ente.

Mientras tanto, desde que su caso tomó estado público, cientos de personas se ofrecieron a velar por Rosita y a darle un hogar definitivo.

Cómo fueron los días de recuperación de Rosita

Hace pocos días, durante el Viernes Santo, Rosita andaba por las calles del barrio en el que vive desde hace un año y medio. Una de las vecinas, como cada día, había salido para darle de comer.

Poco después, la mujer notó que la perra no se encontraba donde solía estar. Le llamó la atención. Una hora y media después la encontró despellejada frente a su casa. Los primeros pronósticos sobre el estado de salud de Rosita eran los peores.

“La primera semana fue durísima para ella, pero nos ayudó un montón que es una perrita muy dócil, muy mansa, muy simpática por lo que toleró bien las curaciones, los cambios de vendajes, lavar los drenajes. La verdad es que la primera semana la pasó re mal, pero le puso toda la voluntad”, dijo a Infobae la veterinaria del Servicio de Animales Accidentados en la Vía Pública de ENACOM , Veronica Nuesch.

La médica, junto a otras colegas, se ocupó desde el primer segundo de velar por la recuperación de la perra.  “La segunda semana fue un poco más tranquila. Los cambios de vendajes fueron mas esporádicos y llegamos a hacer uno o dos cambios de vendajes por día con los lavajes entonces ya estaba un poco cansada”, detalló.

Emocionada por la recuperación de la perrita, confirmó la buena noticia: “Desde ayer podemos decir que Rosita está fuera de peligro, a pesar de que falta que las heridas cicatricen, pero está fuera de peligro por cómo se maneja la infección y porque ha cerrado muy bien el tejido. Queda la última parte de la cicatrización, los tejidos más profundos que son los más peligrosos ya están cicatrizados y el pronóstico es muy bueno“.

Rosita seguirá internada hasta lograr su completa recuperación y saldrá para irse a vivir con su nueva familia. “Seguirá con nosotras hasta que sea dada definitivamente de alta y se vaya en adopción”, aseguró la médica y añadió: “Hasta ese momento va a quedar bajo nuestra custodia”.

Angustiada por la situación que viven los animales en Río Cuarto, Nuesch dijo que actualmente hay “7 mil perros en las calles”, pese a las políticas de control de la población de animales urbanos que desde el municipio están implementando.

En tanto, contó que desde el municipio están trabajando para atender las necesidades de los animales comunitarios. “Hace uno cuantos años se está trabajando con los miles de animales que están en las calles, pero se lo está haciendo firmemente en este último tiempo a través de las castraciones gratuitas. Se está yendo con castradores móviles a los barrios, está el castrador fijo en el Centro de Castraciones en el centro. Se trabaja mucho en el tema de control porque somos desde hace muchos años una ciudad no eutanásica”.

En ese sentido, remarcó: “Nuestro mecanismo de control son las castraciones y adopciones, en lo que trabajan mucho las proteccionistas con quienes trabajamos de manera manconuada. Pero lo que pedimos desde todos los ámbitos es que las personas adopten a estos perros”.

Cuando se supo de la agresión que vivió Rosita, Río Cuarto marchó contra la crueldad contra los animales.

Además, se creó una petición en la plataforma Change para pedir al Congreso de la Nación “implementar un Programa Ético de Equilibrio Poblacional, que se sustente en castrar masiva y gratuitamente perros y gatos en todo el país como única forma de control poblacional”.

Asimismo exigen “aumentar las penas de la ley 14346, con prisión de cumplimiento efectivo, para los delitos que impliquen violencia hacia los animales y mantener el carácter de víctima que les otorga la ley actual”, entre otros puntos.

Rosita se recupera. Aún no fue dada de alta, pero pronto podrá irse con una familia que la adopte