Comparte!

Un sismo de magnitud 5.5 grados en la escala de Richter sacudió el suroeste y centro de México en la tarde del lunes, según reportes del Sismológico Nacional. El episodio, sin embargo, no se activó la alerta sísmica en la capital del país.

Minutos después se registró otro sismo con intensidad de 4.8 grados.

Fue percetible en seis estados: Ciudad de México, Estados de México, Guerrero y Veracruz, entre otros. El epicentro fue el municipio de Ometepec, en Guerrero y el del segundo fue en Pinotepa Nacional, en Oaxaca.

En la capital del país se activaron los protocolos de seguridad para constantar que no existen daños en edificios y domicilios particulares.

En un inicio, el sismológico marcó una intensidad de 5.7 grados, pero después rectificó a 5.5 grados.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, informó que tras el movimiento sísmico se activaron los protocolos de Protección Civil.

En zonas como de la capital como el Multifamiliar de Tlalpan donde se derrumbó un edificio durante los terremotos de septiembre de 2017, los vecinos reportan que no hubo daños.

La Secretaría de Seguridad en la capital desplegó cuatro helicópteros Cóndores para sobrevolar la capital y reportó que hasta el momento no se han registrado afectaciones.

En tanto el servicio de Metrobús implementó la marcha de seguridad en todas sus líneas por el desalojo de los inmuebles.

El Metro dio a conocer que también se implementó marcha de seguridad en las estaciones y que el avance de los trenes sería lento, aunque una hora después del primer sismo empezó a funcionar con normalidad.

Además el Tren Ligero y el Trolebús también implementaron marcha de seguridad para revisar instalaciones y estaciones.

Durante la madrugada, a las 4:42 horas, se registró un sismo de 3.6 grado a 15 kilómetros del sureste de Pijijiapan, Chiapas.

En el resto de los estados donde se sintió el sismo también se aplican los protocolos de vigilancia para constatar que no hay daños en casas y edificios.

De acuerdo con el Sistema de Alerta Sísmica Mexicano (Sasmex) informó que la alerta no se activó porque la energía del sismo no superó los límites preestablecidos.

Las ondas sísmicas, agregó, son más tenues conforme se propagan y pueden ser imperceptibles para las ciudades a alertar, por tanto, el Sasmex avisa a las ciudades más próximas al epicentro y descarta a las más lejanas.

Cuando un sismo se presenta lejos de los sensores, sus ondas pueden ser monitoreadas como muy pequeñas o incluso podría ser que no se detecten.