Huawei debe responder a los controles e intereses de los organismos de inteligencia chinos. A esa conclusión llegó Peter Varnish, ex asesor de seguridad del gobierno del Reino Unido y actual integrante de la Henry Jackson Society, una consultora integrada por especialistas en política exterior.

En el reporte elaborado por Varnish se menciona que a pesar de que Huawei se presenta como una empresa privada, está en un 99% en manos de un sindicato de trabajadores que, según la ley en China, está en un última instancia controlada por el Partido Comunista que gobierna en ese país.

Como resultado de estas investigaciones se concluye que “es seguro que Huawei actúa en nombre de los órganos de inteligencia de China”, según se publicó en el Sunday Times.

De acuerdo con el análisis realizado, se destaca que la participación de Huawei en la creación de una red 5G en el Reino Unido sería altamente perjudicial para la integridad de la red. También se menciona que implica “un riesgo medio/alto de que el acceso a la red pudiera ser utilizado para lograr los objetivos de seguridad del gobierno chino”.

Este reporte entra en colisión con las declaraciones del ministro de Gabinete David Lidington que la semana pasado dijo que Huawei no estaba atado al estado chino y defendió su posible participación en el desarrollo de la red 5G en el Reino Unido.

La polémica respecto de la participación del gigante informático en el despliegue de esta tecnología lleva varios meses. De hecho, integrantes del partido Conservador del Parlamento británico le escribieron al ministro de Cultura Jeremy Wright un documento donde expresan su preocupación por este tema.

Según se menciona en ese comunicado, tener a China cerca del sistema de comunicación implica riesgos estructurales por la posible intrusión del gobierno de ese país y su influencia en la sociedad.

Respecto de estas acusaciones, el secretario de la junta directiva de Huawei, Jiang Xisheng, dijo en conferencia de prensa la semana pasada que la empresa le paga una tasa anual al sindicatos municipal de trabajadores de Shenzen, que inspecciona el sindicato de de Huawei y renueva su licencia

Y aclaró que ése es el único vínculo que tiene con el sindicato municipal. “No necesitamos reportales nuestras operaciones comerciales. Ni ellos vendrán a preguntarnos nada al respecto“, destacó Jiang, según publicó el Financial Times.

Por su parte, el embajador de China en Gran Bretaña dijo que: “países de influencia global, como el Reino Unido, toman decisiones de manera independiente y de acuerdo con sus intereses nacionales”.

Y añadió: “En lo que se refiere a la instalación de redes 5G, el Reino Unido está en posición de hacer lo mismo, resistiendo presiones, trabajando para evitar interrupciones y tomando la decisión correcta, de manera independiente, basada en sus intereses nacionales y de acuerdo con sus necesidades para un desarrollo a largo plazo”.

Huawei está en la mira hace un buen tiempo. Hace poco más de una semana, un informe de la CIA mencionó que la compañía fue financiada por la Comisión Nacional de Seguridad china, el Ejército Popular de Liberación y la red de inteligencia estatal de ese país.

A comienzo de año, Estados Unidos compartió esos datos con el Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y Canadá. La compañía en su momento desestimó esas acusaciones diciendo que no estaban respaldadas por ninguna evidencia. Y volvió a hacerlo Jiang, en la conferencia de prensa la semana pasada cuando dijo que la empresa no recibe ni recibió financiamiento por parte del estado.