La nena Guadalupe Lucero desapareció la tarde del 14 de junio pasado, mientras jugaba en la vereda de la casa de una tía, en San Luis.

Esta tarde habrá una marcha en San Luis y en varios puntos del país. “Lo que estoy pasando no se lo deseo a nadie”. “La espero con vida”, expresó la mamá de la nena desaparecida el 14 de junio pasado.

“Estamos muertos en vida, devuelvan a mi nieta” fue el pedido desesperado que Silvia Domínguez, la abuela materna de Guadalupe Lucero, la nena de 5 años desaparecida en San Luis, hizo esta mañana a Télam, al cumplirse un mes “sin Lupe” un hecho que calificó de “increíble e inesperado”.

En ese contexto, anunció que la marcha programada para este miércoles a las 17 en esta capital “ha sido convocada en otros puntos del país” y que la finalidad es “que continúen buscando” a la niña y que aparezca “algo concreto” que calme la “incertidumbre y el desconcierto” que vive la familia.

Sin poder evitar el llanto, la mujer, madre de “5 hijos, 5 nietos y otro en camino”, afirmó que “no pierde la fe” sobre la aparición de Guadalupe y sostiene que el dolor que hoy la embarga “es doble” ante la ausencia de su nieta y “el sufrimiento de mi hija como madre, que no se cuanto más podrá resistir”.

“Siempre viví estos casos de afuera, nunca pensé que me iba a tocar sufrirlo y hoy puedo decir que hasta ahora nunca pude entender tanto dolor”, dijo.

La desaparición de Guadalupe

El 14 de junio último, Guadalupe Belén Lucero, jugaba en la vereda de su casa con sus primos, primas y su hermano, mientras la familia festejaba un cumpleaños familiar. Su mamá, Yamila Cileone, salió a abrigarla en una tarde fría, en la que las calles del barrio estaban desiertas porque jugaba la selección argentina de fútbol. Después, regresó a la casa a tomar un chocolate y ya nunca más volvió a ver a su hija.

Minutos después, una de sus primas entró al domicilio diciendo: “Guadalupe no está”.

La búsqueda

Tras un mes de búsqueda, la policía provincial, los agentes de la federal, los expertos en búsqueda de personas desaparecidas, los equipos de canes de varias provincias, no pudieron dar con una pista sobre lo que ocurrió.

Caratulada preventivamente como “búsqueda de persona”, el sumario policial debería cerrarse hoy, si no hay un pedido de prórroga en contrario, manifestó a Télam Héctor Zabala, el abogado de Eric Lucero, quien confirmó la participación del papá de Guadalupe en la marcha convocada para esta tarde.

Zabala también relató que ayer el papá de la niña fue citado a ampliar su declaración testimonial a raíz de algunos mensajes que recibió en su teléfono y que podrían aportar datos para la búsqueda.

“Son mensajes que envía gente de buena fe”, dijo y aclaró que el hombre “dejó el móvil para que sea peritado por la Policía”.

Durante este mes, la policía realizó 251 allanamientos, tanto en San Luis como en en Río Negro, Mendoza y Misiones. Además, se rastrillaron 600 sectores en toda la provincia y cinco diques, según la información brindada por relaciones policiales.

También se disparó el alerta Sofia que estableció una recompensa de 2 millones de pesos por parte del Gobierno nacional, mientras que el juez Penal Nº 2, Ariel Parrillis, incorporó a la investigación a los fiscales Virginia Palacios Gonella y Esteban Roche. Ninguna de las medidas dio hasta ahora resultados concretos.

Por estas horas, la Justicia está a la espera de las imágenes satelitales y geolocalización en el barrio 544 Viviendas, en donde la menor fue vista por última vez, denominada por los investigadores como “zona cero”.

Zabala aseguró que la investigación se centrará en las pericias a 250 celulares que estaban en el barrio el día de la desaparición. El análisis estará a cargo de Gendarmería Nacional, y para el abogado puede “ser esclarecedor”.

La marcha

Los organizadores piden que quienes participen asistan con carteles, fotos de la menor, banderas, remeras o afiches. “Que retumbe todo San Luis hasta que nos devuelvan a Guada”, es el lema.

Silvia Domínguez también solicitó que la marcha convocada por organizaciones sociales y feministas, “sea pacifica pues el objetivo es reclamar datos concretos sobre Guadalupe”.

El dolor inmenso de su mamá

“Uno nunca quiere llegar al mes. Fui [a la Justicia] y pedí que la encontraran lo antes posible. La esperanza mía fue encontrarla a los dos o tres días; pasaron cuatro, cinco, una semana, dos semanas, y no hay nada”, dijo Yamila, la mamá de Guadalupe, entrevistada en Radio La Red. Sin embargo, expresó: “Yo la espero con vida, volver a encontrarla, abrazarla, besarla, tenerla conmigo, volver a hacer las cosas que hacíamos, como llevarla a la escuela, o al club”.

Angustiada por la falta de resultados, la mujer comentó que “no se entiende nada de lo que pasó” y narró cómo lleva este momento. “Estoy todo el tiempo mal, no sé dónde está mi hija. Lo que estoy pasando no se lo deseo a nadie, no es vida, es horrible”, refirió.

Hasta este momento, Yamila dijo sostener la “línea de pensamiento que mantenía el día uno”. A pesar de no dar detalles específicos sobre lo que cree que le ocurrió a su hija, aclaró: “Es un pensamiento como madre, una hipótesis. La Policía lo sabe, y trabaja en eso. No es apuntando a nadie, es por el simple hecho de que uno se pone a pensar, estando en un lugar así”.

Yamila contó que ayer, nuevamente, todos los familiares de la niña que se encontraban en la celebración en la que desapareció volvieron a contar, paso a paso, lo acontecido ese día. Durante este tiempo, la Justicia analizó al entorno de la menor, sin encontrar aún una pista firme.

“Dijimos hora por hora lo que pasó, y todo lleva a que no dejamos pasar nada. Por tanto, los llamados de mi mamá hacia la Policía, de salir a buscarla, de dar la casa del padre. Está todo marcado por horas, se ve claramente que no dejamos pasar nada de tiempo”, detalló Yamila.

Yamila persistió en su pedido de que se realice todo lo que está al alcance para encontrar a su hija, independientemente del fuero. “Desde un principio tendrían que dar más para encontrarla. Hay que utilizar todo lo que sea necesario, tienen que encontrarla, con lo que sea”, explicó.

“Nunca me esperé esto, no me esperaba una cosa así, todavía no lo entiendo. Me sigo preguntando, día a día, por qué la eligieron a Guadalupe, por qué a Guada, por qué en un barrio al que ella no pertenece”, se preguntó.