Un estudio del ministerio de Salud demuestra la efectividad de las vacunas y avala la estrategia argentina de priorizar la primera dosis.