Comparte!

Una mujer quedó embarazada de su sexto hija usando un DIU y la niña nació luego de que el dispositivo intrauterino rompiera su líquido amniótico a las 23 semanas.

“Afortunadamente no le hizo ningún daño, pero era tan delgada y frágil que podría haberla cortado fácilmente“, reconoció Evelynn Crouse.

La mujer y su esposo, Justin de 31 años tenían 5 hijos y luego de dar a luz a Lillie Ann en julio de 2016, decidieron tomar otras medidas para no tener más hijos. Evelynn se instaló un DIU y dos años y medio más tarde quedó nuevamente embarazada.

“No tuve ningún síntoma. Nunca tuve náuseas matutinas, mi estómago comenzó a tener calambres un poco“, explicó la mujer de 26 años. “Mi esposo bromeó que es mejor que no esté embarazada, pero luego me di cuenta de que habían pasado dos meses y medio desde mi último ciclo menstrual“, dijo Evelynn a The Sun.

El matrimonio confirmó sus sospechas con una prueba de embarazo casera, que dio positivo. Además, fueron al centro de atención primaria, donde le dijeron que estaba embarazada.

“Estaba frustrada durante las primeras dos semanas, ya teníamos cinco hijos, no queríamos más. Pero luego pensé que superamos todas estas probabilidades, así que obviamente ella estaba destinada a estar aquí con nosotros“, recordó la mujer de 26 años.

Sin embargo, el DIU era peligroso para su pequeña hija: los médicos quisieron extraerle el dispositivo, pero si seguían tirando podía sufrir un aborto y una posterior hemorragia. En los estudios posteriores, confirmaron que su hija iba creciendo saludablemente y con el DIU a su lado.

Un día, Evelynn se agachó para juntar basura y rompió bolsa, pero no sabía muy bien de que se trataba. “Con todos mis otros embarazos, los médicos tuvieron que abrirme las aguas en el hospital cuando estaba en trabajo de parto, por lo que nunca los había experimentado realmente“, sostuvo la mujer.

Fue trasladada a una clínica especializada y su bebé aún estaba en el saco amniótico por lo que los médicos intentaron retrasar el parto. “No pudieron detener el parto y, a pesar de que tuve una cesárea de emergencia anteriormente, pude dar a luz naturalmente porque era muy pequeña“, recordó Evelynn.

“No pude abrazarla cuando nació, se la llevaron inmediatamente y dejarla ir fue una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer. No pude verla hasta aproximadamente cuatro horas después de dar a luz. Me rompió el corazón al ver lo pequeña que era con estas máquinas gigantes a su alrededor“, explicó muy emocionada.