Permitirá cubrir sus “necesidades urgentes y garantizar el funcionamiento de la infraestructura crítica”.

Los ministros de Economía de la Unión Europea (UE) aprobaron hoy un préstamo de 1.000 millones de euros para Ucrania para enfrentar sus necesidades financieras inmediatas, que ascienden a 37.300 millones solo para este año.

El paquete, que eleva a 2.200 millones de euros el total de la asistencia de la UE al país, le permitirá a Ucrania cubrir sus “necesidades urgentes y garantizar el funcionamiento de la infraestructura crítica”, dijo el Gobierno de República Checa.

“Continuar con nuestra ayuda material y financiera no es una opción sino un deber. Estoy muy contento de que hayamos acelerado la decisión”, agregó el ministro Zbynek Stanjura, cuyo país ejerce la presidencia pro-témpore del Consejo Europeo, en un comunicado.

Este primer desembolso se financiará con la emisión de deuda respaldada por el presupuesto comunitario y se entregará en forma de préstamo a largo plazo a Ucrania, dijo el ministro tras la reunión con sus pares del bloque en Bruselas.

La UE cubrirá además los intereses de este crédito para aliviar el impacto sobre la sostenibilidad de la deuda ucraniana y aportar un apoyo adicional.

El nuevo paquete es parte de una iniciativa por valor máximo de 9.000 millones que propuso la Comisión Europea en mayo, aunque los estados de la UE no se ponen de acuerdo sobre cómo financiarlo, lo que retrasa su implementación.

Estos paquetes de ayuda macrofinanciera (conocidos como AMF) son un mecanismo de la UE para auxiliar a países vecinos que enfrentan problemas serios en sus balanzas de pago, es decir, en sus transacciones monetarias con el resto del mundo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó en 14.300 millones de euros el déficit de la balanza de pagos de Ucrania.