Comparte!

Su madre, Mara Chayle relató que “lo traje por mis medios porque no tenía movimientos en una pierna y una mano, era como si no tuviera fuerza”.

Ingresa al Hospital por el consultorio de traumatología, allí se le efectuaron los estudios correspondientes que, en principio, alertaron a los traumatólogos y los llevaron a considerar que la sintomatología demostraba algo que iba más allá de un trastorno de la marcha; por lo que se lo derivó al Servicio de Neurología.

“Le hicieron estudios, unas placas pensando que se había golpeado y no le salió nada.

La pediatra nos mandó al neurólogo, le hacen una tomografía y nos damos con que tenía un tumor en su cabecita”, relató la mamá de Daniel.

A través de una tomografía computada del cerebro, los médicos se percatan de que el menor tenía una masa en el cerebro, la cual desplazaba toda la línea media, los cuerpos ventriculares, y esa era la causa de los trastornos que tenía en la marcha y que posteriormente se fueron acrecentando también con el habla.

El equipo de neurólogos y neurocirujanos, le practicó una resonancia del cerebro para poder tener una localización más exacta del tumor y se decidió la intervención quirúrgica del mismo. Este tipo de intervención de gran complejidad se puede llevar a cabo en el Hospital de Niños Eva Perón porque, además de los profesionales médicos capacitados cuenta con un excelente plantel de enfermería especializado y con instalaciones necesarias para el post quirúrgico como la terapia intensiva.

Leonardo Marti, papá de Daniel, detalló que “ahí nomás nos dijeron que tenían que operarlo de urgencia, estamos muy agradecidos con los doctores porque se movieron rápido. Después de la operación estuvo en terapia 4 días, en observación y luego en sala común, se ha recuperado muy bien”.

Daniel fue operado en el Hospital de Niños por el equipo de neurocirujanos, al mando del Dr. Esteban Márquez quien fue asistido por el jefe del servicio, el Dr. César Figueroa. La evolución fue favorable y rápidamente tuvo una recuperación de todos los síntomas neurológicos.

“Estamos muy agradecidos porque sinceramente lo atendieron muy bien. Agradecidos con los doctores, con el Director que se movió en todo”, expresaron los papás de Daniel.