La mujer de 25 años,que cursa el séptimo mes de embarazo, ultimó al sujeto de un disparo luego de que ingresara al patio de su casa, en Mar del Plata.

Una joven de 25 años con un embarazo de siete meses, mató de un disparo a un hombre de 43 que ingresó al patio de su vivienda en el barrio Santa Rita, Mar del Plata.

El muerto se había fugado de la cárcel de Batán desde julio último y la mujer, que también tiene antecedentes penales, resultó herida de un disparo en una mano.

Las autoridades policiales y judiciales investigan si es posible que el asesinato esté vinculado a alguna actividad ilícita como la venta de estupefacientes.

El crimen se registró en horas de la noche del domingo en un sector de viviendas precarias del barrio Santa Rita, en la calle Ortiz de Zárate al 8000. La única versión de lo sucedido la aportó la mujer mientras era asistida de su herida en una mano y con la natural alteración emocional acentuada por cursar un embarazo de siete meses.

Por ello es que el fiscal Leandro Arévalo y la comisaría decimosexta –al menos por el momento- investigan con ciertas reservas las circunstancias del hecho. De acuerdo a ese primer relato, la mujer de 25 años se hallaba en el patio de su casa cuando colgaba la ropa y en ese momento se metió en el terreno Julio Ricardo Villarreal.

La mujer (también otras personas de la casa, como una hermana de 21 años) dijo que hubo un enfrentamiento y que ella le disparó con un revólver calibre 38 que llevaba encima a Villarreal, que a su vez hizo lo propio con el revólver calibre 22 que portaba.

Tras los disparos Villarreal cayó desplomado y la mujer embarazada fue conducida hasta el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) donde quedó en observación por su especial condición.

La policía científica que trabajó en el lugar de los hechos halló el cadáver con un revólver 22 aún aferrado a una mano y también secuestró el arma de mayor calibre.

Las averiguaciones posteriores permitieron establecer que Villarreal purgaba este año una condena en la cárcel de Batán por el delito de robo agravado y que en julio no había regresado tras una salida transitoria.

La mujer quedó aprehendida en el mismo Hospital Interzonal acusada del delito de homicidio agravado por el uso de arma.