El complejo termal municipal no será abierto al público hasta tanto haya estudios de infectólogos. La localidad esperará “una o dos semanas más” para abrir las fronteras turísticas.

Fiambalá esperará hasta dos semanas más para la apertura al turismo interno, y quiere tener garantías de estudios minuciosos con respecto a sus aguas termales.

Así lo confirmó intendenta Roxana Paulón por Radio Ancasti y
expresó que hay recelo del sector y la población respecto de la pandemia.

“Nosotros por el momento no abrimos al turismo”, indicó Paulón, tajante.

“Hablamos con toda la gente, se sabe que el sector más vulnerable ha sido el hotelero y el sector gastronómico. Pudimos hablar con ellos y no están conformes, siento que la gente está con un poco de miedo porque no se sabe cómo va a seguir la pandemia, hay miedo al contagio así que vamos a ser precavidos e ir despacio: por ahora no vamos a abrir”, reiteró.

“Estuve hablando con la ministra (Claudia) Palladino, al complejo termal no lo puedo abrir porque no sabemos el comportamiento del virus en el agua”, argumentó.

“Vamos a esperar un poquito. Tienen que venir infectólogos para ver cómo es ese tema y cómo vamos a proceder. Hablando con Sebastián Nóblega (intendente de Tinogasta) pensamos que abriremos el turismo en una o
dos semanas más, pero el complejo termal va a permanecer cerrado”.

Paulón explicó que cuentan con el acompañamiento de los hoteleros y que desde mañana empezarán a brindar préstamos con su Caja de Crédito Municipal.

“Fue el sector más golpeado y el que más acompañó con las decisiones que tomamos. Por ahora son cinco o seis hoteleros los que quieren abrir, nada más, Fiambalá tiene una plaza hotelera de 1500 camas, y con cinco hoteles no
se hace nada. Debemos garantizarle al turista si viene que vamos a tener todo abierto”, dijo

Fuente: El Ancasti