Ocurrió en Puerto Madryn y según la pericia, el menor se precipitó desde poco más de nueve metros de altura. La mujer que estaba al cuidado dijo que dormía cuando ocurrió la fatalidad.

Un bebé de un año murió el miércoles en la ciudad chubutense de Puerto Madryn luego de caer desde la ventana de un cuarto piso hacia el techo de un inmueble lindero. El menor se precipitó poco más de nueve metros. De acuerdo a los primeros trascendidos, la mujer que estaba al cuidado del niño dijo que al momento del hecho estaba dormida.

Según consignó El Diario de Chubut, la policía de la Seccional Primera de Madryn tomó intervención alrededor de las 19:20 cuando personal de la motorizada solicitó de manera urgente la ambulancia en el cruce de la avenida Julio A. Roca con Lugones debido a que un niño había caído de un edificio y estaría inconsciente.

Sobre el techo del inmueble de Lugones 42 los efectivos hallaron al menor y comenzaron a poner en práctica técnicas de reanimación. Como la víctima estaba presuntamente sin signos vitales, los bomberos que asistieron al auxilio decidieron sacarlo y llevarlo de urgencia, en un patrullero, al nosocomio local. Si bien arribó con vida, el niño murió en el hospital.

De acuerdo a la investigación, el menor estaba en un departamento del edificio ubicado en avenida Julio A. Roca 808, a unos 100 metros de la costa y a la vuelta del inmueble donde fue encontrado. La policía ubicó el lugar y la mujer que estaba en ese domicilio, que sería un familiar de la víctima, refirió que estaba durmiendo cuando ocurrió la fatalidad, agregaron los medios locales.

En el sitio de la tragedia se hizo presente la fiscal Eugenia Voterro y personal de Criminalística quienes realizaron la correspondiente inspección ocular. Parte de la pericia indicó que el menor cayó desde poco más de nueve metros de altura.