La infertilidad masculina constituye del 30 al 40 por ciento de los casos en los que una pareja no puede procrear.

Una investigación de Corea del Sur que involucró 4280 muestras señala que las ondas electromagnéticas están dañando el esperma de los hombres y que deberían reducir el uso de los celulares.

Pero el experto en esperma Allan Pacey, profesor de Andrología en la Universidad de Sheffield, cuestionó las conclusiones. “La vida moderna no es necesariamente buena para el esperma, pero no está claro si los teléfonos móviles tienen la culpa”, señaló.

“Este estudio no aporta mucha claridad al debate, que lleva diez años. Es una pregunta sin resolver. Pero si los hombres están preocupados, deberían guardar su teléfono en sus bolsos”.

El investigador principal, el Dr. Yun Hak Kim de la Universidad Nacional de Pusan, dijo: “Los usuarios masculinos de teléfonos celulares deben esforzarse por reducir el uso de teléfonos móviles para proteger la calidad de su esperma”, agregó.

“Se necesitarán estudios adicionales para determinar el efecto de la exposición a las ondas electromagnéticas emitidas por los nuevos modelos de teléfonos móviles en el entorno digital actual”.

La infertilidad masculina constituye del 30 al 40 por ciento de los casos en los que una pareja no puede procrear.

Fuente: Minuto1