El gobernador Raúl Jalil y el secretario general del Consejo Federal de Inversiones (CFI), Ignacio Lamothe, firmaron durante una videoconferencia un acta complementaria para sumar los sectores agropecuario, industrial, comercial, de la construcción y de servicios al Programa de Eficiencia Energética (PEE) que lleva adelante el Consejo en acuerdo con las provincias.

Inicialmente, el PEE -que tiene como objetivo la mejora de la competitividad empresarial, a partir de una mayor eficiencia del uso energético y de la sustitución de fuentes con impacto al medioambiente mediante la incorporación de nuevas tecnologías- incluyó en Catamarca a los sectores agroindustrial, minero y turístico, con los cuales se viene trabajando activamente.

Con la incorporación de estas nuevas áreas de la economía provincial, se busca ampliar el alcance del Programa -que combina dos herramientas fundamentales para el CFI como son la cooperación técnica y la asistencia financiera- sumando otros actores estratégicos del desarrollo productivo de Catamarca.

El Programa de Eficiencia Energética

El PEE está integrado por cuatro módulos: el primero de ellos consiste en la formación de gestores energéticos, que en el caso de Catamarca se lleva a cabo por la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Córdoba, con la coordinación local y en las instalaciones del Instituto Superior Tecnológico Industrial de Catamarca. Dichos gestores tienen a su cargo la realización de los diagnósticos energéticos en las empresas participantes.

En tanto, el módulo de sensibilización busca que las micro, pequeñas y medianas empresas visualicen la importancia y los beneficios de implementar mejoras en la gestión de la energía empleada.

En tercer lugar, las Pymes inscritas en el programa cuentan con la posibilidad de que los gestores energéticos capacitados a tal fin realicen un diagnóstico personalizado completamente sin costo, ya que el mismo corre por cuenta del CFI.

Los diagnósticos incluyen el relevamiento in situ para la obtención de datos de consumos, equipos, usos, eficiencias, etc. y una propuesta de las mejoras a incluir, su costo estimado y el análisis financiero de las inversiones.

Finalmente, luego de establecidas las necesidades y prioridades de cada empresa en particular, el Consejo pone a su disposición las líneas de financiamiento -con tasas de fomento- para la implementación de las mejoras recomendadas.