El joven peruano había viajado a Colombia a comprar ropa para revender. Su hermana denunció el condenable hecho y reclama que encuentren su cuerpo.

Perú se ve sacudido por estas horas por la viralización en la red social Tik Tok de un video en el que se ve cómo un joven es arrojado desde un puente y con él un bolso con sus pertenencias.

Según las primeras investigaciones, el video habría sido grabado en Colombia, adonde la víctima -identificada como Silvano Oblitas Cántaro Tolentino, de 19 años- había viajado para comprar ropa a menor precio para luego revenderlas en su país.

En la grabación, se ve la imagen del muchacho apoyado sobre la baranda del puente y en off las voces de dos hombres quienes de manera reiterada le preguntan de dónde es. Visiblemente nervioso, el muchacho responde que vive en Huánuco, en Perú. De repente, y sin mediar palabras, uno de los agresores lo toma del pecho y las piernas y lo tira por sobre la baranda. El otro filma la caída y el momento en que el cuerpo de Silvano impacta contra el piso. “Bórralo! ¡se murió lo que se murió!”, dice uno de los atacantes y lanza el bolso de su víctima al vacío.

Tras conocerse el video, Janet Cántaro Tolentino, hermana de Silvano, realizó una denuncia y pidió ayuda a las autoridades para “que se haga la investigación correspondiente” y “se halle el cuerpo de su hermano”. “Es él, lo reconocí”, indicó en diálogo con el canal Latina TV.

“No sabemos si está vivo o muerto, por eso reclamamos que investiguen”, puntualizó angustiada la mujer.

Si bien la procedencia del video aún está en investigación, la hermana del joven indicó que el hecho habría ocurrido en Colombia. Según dijo, su hermano dejó su trabajo como estibador en el mercado mayorista de Lima para viajar, junto a un colombiano al que llaman Andrés, a Medellín, el 25 de enero pasado. Quería comprar ropa para venderla en Perú y para esa operación había viajado con 5.000 soles.

La última vez que Silvano se comunicó con su hermana fue el 10 de febrero último, cuando la llamó para pedirle ayuda ya que su compañero lo había estafado y abandonado.

“Me dijo ‘Janet, por favor, me quedé sin nada acá. Envíame dinero, por favor’. Eran las ocho de la noche. Le dije que la mañana siguiente le depositaba, que me mande la cuenta que iba a hacer lo posible. Al día siguiente ya no se conectó. Le escribí, lo llamé y ya no contestaba el teléfono”, sostuvo en declaraciones al diario El Comercio.

Por su parte, los padres del joven desaparecido, Félix Cántaro Vásquez y Feliciana Tolentino Duran, le pidieron a las autoridades colombianas aclarar lo que pasó con su hijo y castigar a los responsables. “Mi hijo es inocente. Solo quiero recoger su cuerpo, velarlo y despedirme”, dijo su mamá.