A su turno en el debate por la regulación del acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo, la legisladora nacional por Catamarca, Inés Blas, resaltó que mantiene su postura en defensa de la vida. “Mi decisión se basa en el respeto por la vida, cuyo origen se remonta al momento mismo de la concepción”.

“El derecho a decidir sobre mi cuerpo no me otorga derecho a poner fin o interrumpir una vida en desarrollo”. “Fallamos en los mecanismos de prevención”.

Blas dijo estar convencida de que “también defiendo los derechos de la mujer si defiendo el derecho a la vida. Es fuente y origen de los demás derechos humanos, y los legisladores tenemos al responsabilidad de cumplir con la obligación de proteger la vida como lo establece nuestra Constitución Nacional y también la de mi provincia de Catamarca”.

Agregó que “la legalización del aborto en debate vulnera el derecho a la vida del niño por nacer. El derecho a decidir sobre mi cuerpo no me otorga derecho a poner fin o interrumpir una vida en desarrollo”.

Sostuvo que “tampoco quiero soslayar la dolorosa circunstancia en que una mujer pierde la vida si se somete a un aborto. Es una tragedia la interrupción del embarazo porque pone en riesgo la vida de una mujer. Terminar con un embarazo no deseado es evitable”.

Blas remarcó que “fallamos en los mecanismos de prevención. Creo en la prevención como recurso para evitar llegar a estas situaciones extremas. Tenemos herramientas en este país pero se necesita tomar en serio el compromiso del trabajo”.