Así lo confirmó el presidente Alberto Fernández, quien afirmó que “es hora que el AMBA pase a una etapa de distanciamiento, social preventivo y obligatorio” ante la baja de casos de coronavirus en las últimas ocho semanas. Advirtió también, que el transporte público seguirá con restricciones y sólo podrá ser utilizado por personal esencial, al formular un anuncio desde la residencia de Olivos.

También recalcó que departamentos de diez provincias en los que hay aumento o multiplicidad de casos de coronavirus continuarán en aislamiento social, preventivo y obligatorio hasta el 29 de noviembre.

Fernández reiteró que los problemas generados por la pandemia “continúan” y es necesario “seguir con los cuidados” sanitarios, tanto en contexto de aislamiento como de distanciamiento.

Subrayó, además, que está “satisfecho” con el logro de que “ningún porteño o bonaerense se haya visto obligado a carecer de atención médica debido a deficiencias del sistema”.

El Presidente afirmó que “se seguirá de cerca la evolución de la pandemia en todo el país”, y afirmó que tuvo una charla con su par de Rusia, Vladimir Putin, “para preparar” a Argentina para la vacuna contra el coronavirus que se produce en esa nación.

También aseguró que la tarea de vacunar exige “un esfuerzo” de logística y que en ese sentido está trabajando el Gobierno nacional y aclaró que están en contacto también con “otros laboratorios”, además del ruso, con el objetivo que “los argentinos puedan contar en el menor tiempo posible con la vacuna” para poder retomar sus actividades