Las cifras están vinculadas a la reducción del tránsito por las restricciones que se dispusieron sobre la circulación comunitaria. Entre marzo y julio hubo un 70% menos de vehículos en las rutas con respecto al mismo periodo de 2019.

Los siniestros viales ocurridos en rutas nacionales que atraviesan la provincia disminuyeron casi un 80% desde que se impusieron las restricciones de circulación con motivo de la pandemia de COVID 19. Las cifras están directamente relacionadas con la notable reducción en la circulación de vehículos que se registró a partir de marzo pasado, cuando el Gobierno Nacional dispuso el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio para evitar la propagación de la enfermedad, que habilitó inicialmente sólo a quienes cumplen servicios esenciales, entre ellos transportes de carga y vehículos de emergencia.

Aunque no se cuenta todavía con cifras definitivas del Censo de Tránsito en los distintos puestos de control con que cuenta la Dirección Nacional de Vialidad en las rutas nacionales que atraviesan Catamarca, se estima que la circulación de vehículos disminuyó en promedio al menos un 70%, porcentaje que es aún mayor entre marzo y mayo, cuando las restricciones fueron mayores.

Los porcentajes que indican esta disminución en la cantidad de siniestros viales surgen de los registros del Sistema de Información de Accidentes de Tránsito (SIAT) de la Dirección Nacional de Vialidad, que son aportados por personal del 11° Distrito Catamarca sobre relevamientos llevados a cabo en las rutas nacionales 38, 40, 60 y 157. Dichos guarismos surgen de la comparación del periodo marzo – julio de 2019, que tuvo un flujo de tránsito vehicular normal, y 2020, cuando se mantuvo vigente la medida de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio.
Entre marzo y julio de 2019 se produjeron 79 siniestros viales, que dejaron como saldo un total de 8 personas fallecidas, 37 heridos graves, 73 heridos leves y 16 personas que no sufrieron lesiones.

Entre los mismos meses del presente año las cifras fueron las siguientes: 23 siniestros viales en los que murieron 4 personas, 3 sufrieron heridas graves, 15 heridos leves y 6 personas no sufrieron lesiones.
Un dato que resulta llamativo es que, en el mes de abril de 2020, cuando las restricciones que se dispusieron por la pandemia de COVID 19 eran menos flexibles, no se registró ningún siniestro vial en las rutas mencionadas anteriormente.

Comparativamente, la cantidad de siniestros viales entre marzo y junio de 2020, en relación al mismo periodo de 2019, disminuyó un 79.89%, en tanto que los fallecimientos por este tipo de ellos se redujo en un 50%. El número de heridos graves mermó un 91,89%, el de heridos leves 79,45% y el de personas que no sufrieron lesión alguna fue de un 62,5 menos.
El Sistema de Información de Accidentes de Tránsito forma parte del control periódico con que cuenta la DNV para la elaboración de estadísticas sobre siniestralidad. Permite la determinación de los llamados “puntos negros” dentro de la red nacional de caminos, es decir lugares de alta siniestralidad vial. Estos datos sirven, entre otras cosas, para la elaboración y justificación de obras de seguridad vial, modificaciones de traza y mejoras en general de la red troncal de caminos que dependen de Vialidad Nacional.

Entre los datos que se tienen en cuenta al momento de relevar un siniestro figuran las posibles causas que lo motivaron. En el caso de los hechos relevados durante 2020, la totalidad se debió a factores como distracción de los conductores, presencia de alcohol o drogas, desperfectos mecánicos o inexperiencia o impericia de quienes iban al volante de los vehículos.