Será a partir de mañana miércoles. Además, pospusieron al menos 15 días la apertura de un paso fronterizo con Argentina. La OMS exige más información sobre la nueva variante de coronavirus.

El Gobierno de Chile anunció este lunes que a partir del miércoles próximo quedará prohibido el ingreso de pasajeros extranjeros procedentes de siete países de África, donde se detectó por primera vez la nueva variante Ómicron de coronavirus, y que pospuso la apertura de un paso fronterizo hacia Argentina al menos por 15 días.

“Hemos decidido, como medida preventiva hasta saber más de la nueva variante, realizar algunos cambios a lo mencionado anteriormente en el Plan de Fronteras Protegidas”, dijo este lunes el subsecretario de Redes Asistenciales, Alberto Dougnac.

Las disposiciones adoptadas por las autoridades sanitarias como medidas preventivas, “hasta saber más sobre la evolución de la variante (Ómicron) en el mundo”, fueron anunciadas durante la entrega diaria del balance de coronavirus.

Por un lado, a partir de 1 de diciembre se eliminarán las restricciones para salir de Chile por los pasos fronterizos aéreos habilitados de Santiago, Iquique, Antofagasta y Punta Arenas, es decir, no se exigirá el pase de movilidad en el que constan las vacunas aplicadas ni permiso de la Comisaría Virtual, dijo Dougnac, informó la agencia de noticias Ansa.

Pero al mismo tiempo, desde el miércoles próximo quedará prohibido que ingresen a Chile extranjeros no residentes que hayan estado los últimos días en los países africanos de Sudáfrica, Zimbabwe, Namibia, Botsuana, Lesoto, Esuatini y Mozambique.

También se reforzará la vigilancia genómica de personas provenientes del exterior para “detectar oportunamente” la nueva variante Ómicron, que fue reportada por primera vez en África y ya está presente en varios países de Europa, Asia y en Australia, Oceanía.

Además, debido a la rápida propagación de la nueva cepa, Dougnac anunció la postergación de la reapertura de tres pasos fronterizos terrestres que debían volver a estar operativos desde el próximo 1 de diciembre.

Los pasos de Chacalluta y Colchane, en el extremo norte limítrofe con Perú y Bolivia, respectivamente, y Pino Hachado, colindante con la provincia argentina de Neuquén, en el sur de Chile, estarán cerrados al menos durante 15 días más.

De acuerdo con Dougnac, la situación se reevaluará en dos semanas más a la espera de la evolución epidemiológica nacional e internacional de esta variante.

En tanto, para poder ingresar a Chile, tanto chilenos como extranjeros residentes deben contar con un PCR negativo tomado en el país de origen hasta 72 horas antes de abordar el avión y una declaración jurada.

Los extranjeros no residentes deben validar sus vacunas, tener un PCR negativo, una declaración jurada y un seguro médico.

Además, se anunció que todas las personas vacunadas, incluso quienes tienen la pauta completa y la dosis de refuerzo, deberán realizarse un PCR en el punto de ingreso y cumplir con una cuarentena hasta obtener un resultado negativo.

Aquellas personas con PCR positivo y sospecha de variante Ómicron deberán realizar su cuarentena obligatoriamente.

En paralelo, la nueva subsecretaria de Salud, María Teresa Valenzuela, anticipó que desde el 1 de enero la dosis de refuerzo de la vacuna del coronavirus será obligatoria para obtener un nuevo pase de movilidad.

“El pase de movilidad quedará inhabilitado para toda persona mayor de 18 años que desde la fecha del esquema completo, hayan transcurrido seis meses y no se haya puesto su dosis de refuerzo”, explicó Valenzuela.

Desde el inicio de la pandemia de coronavirus, Chile superaba los 1,75 millones de infecciones y 38.343 muertes por la enfermedad, tras reportar en las últimas 24 horas 1.979 y 30, respectivamente, informó este lunes el Ministerio de Salud.