Está demostrada la incidencia que tiene la obesidad en el deterioro y gravedad que sufren los pacientes con coronavirus.