Comparte!

El pasado 19 de febrero Cruz Azul hacía el ridículo en la Copa MX al perder 0-1 en casa contra Alebrijes de Oaxaca, lo que significaba la eliminación del equipo en fase de grupos y tras fracasar en su intento por revalidar el campeonato que había obtenido el torneo pasado.

La Máquina tocó fondo en ese momento porque en la liga había perdido días antes contra Santos, solo acumulaba ocho puntos de 21 unidades posibles y se ubicaba en la posición número 14 de la tabla general.

Las razones de la debacle eran varias. La salida de Iván Marcone no había podido ser paliada. La falta de gol de Milton Caraglio y de Martín Cauteruccio. Las lesiones de Elías Hernández, Stephen Eustaquio y Yoshimar Yotún. Así como la falta de aporte de los refuerzos.

Tras la caída vergonzosa contra Alebrijes, ya se hablaba de la salid del entrenador Pedro Caixinha por la crisis de resultados y por protagonizar peleas mediáticas contra la prensa como aquel episodio de las “fake news” y las declaraciones del portugués en algunos de los primeros juegos del clausura.

Ahora todo es diferente, el estratega luso le dio la vuelta a la situación del equipo por completo, su puesto parece estable y el club se perfila rumbo a la liguilla, salvo una verdadera catástrofe. Atrás quedó la eliminación en la Copa MX.

Desde aquella derrota contra Santos en la jornada 7, el equipo suma ocho juegos en fila sin perder, con cinco victorias y tres empates, pero lo más importantes es que el conjunto celeste ahora juega con otra intención. Y las razones son varias.

El cuadro celeste recuperó el gol. Si bien no es de los equipos con más anotaciones, los tantos que ha conseguido han sido suficientes para sumar. Milton Caraglio ha vuelto a ser ese peligro en el área rival, ha marcado ocho ocasiones de las 16 totales que lleva “La Máquina” desde la jornada 7.

Refuerzos como el peruano Yoshimar Yotún ya se acoplaron al torneo mexicano porque ahora marca goles, recupera balones e inicia las jugadas de peligro como por ejemplo en el juego contra Pachuca. Orbelín Pineda es otro jugador que ahora aporta solidez y creatividad.

El equipo parece haber superado el bloqueo mental que sufrió tras la derrota en la final del torneo anterior contra el América. El poco descanso que hubo entre el cierre del apertura y el inicio del clausura también parece haber quedado atrás y los jugadores ahora se encuentran en plena condición física.

Otra clave es que Pedro Caixinha ha sabido adaptarse a la situación de las bajas de jugadores como Elías Hernández, Stephen Eustaquio, Javier Salas y Gerardo Flores para cambiar el planteo táctico.