Comparte!

Este lunes la Policía de la Ciudad dio con otros tres sospechosos de formar parte de la banda que el 27 de febrero pasado protagonizó un violento robo en la casa del Gran Rabino Gabriel Davidovich, en el barrio porteño de Once. A mediados del mes pasado ya habían sido capturados otros dos presuntos implicados.

Según pudo saber Infobae tras una serie de allanamientos realizados por la División Brigadas y Sumarios de la Comuna 3 de la policía porteña, se detuvo a “Coco”, señalado como jefe de la banda y a dos cómplices: uno apodado “Querido” y otro de nacionalidad argentina, mayor de edad, según los primeros datos.

Las detenciones fueron realizadas tras operativos en Wilde, El Palomar y Pilar, tras una investigación del fiscal Carlos Donoso Castex.  Además se secuestraron dólares y objetos presuntamente robados a la víctima.

Durante los procedimientos también se allanó un domicilio en Recoleta del jefe de la banda donde se secuestró una lapicera con escrituras en hebreo y la leyenda “Jerusalem” y un diamante, elementos similares a los descriptos como robados por el Gran Rabino.

“Coco” fue localizado y capturado en Wilde, mientras que en Pilar se detuvo a “Querido” y en El Palomar se dio con el tercer delincuente. En su poder tenían inhibidores de rastreo satelital, computadoras, una escalera rebatible y dólares en efectivo.

Por el asalto a Davidovich ya habían sido detenidos otros dos sospechosos. Los cinco, en febrero, al grito de “Sabemos que sos el Rabino de la AMIA” golpearon brutalmente al religioso, provocándole múltiples fracturas en sus costillas, que determinaron su internación. Además lo despojaron de una importante suma de dinero, joyas y alhajas.

Realizada una minuciosa inspección en todas las aperturas de la vivienda se logró extraer una huella en una ventana del patio. De esta manera se pudo identificar el lugar por donde podrían haber entrado o salido los delincuentes. Esa fue la primera pista para comenzar a desandar sus pasos.

Se revisaron la totalidad de las cámaras de seguridad de la zona, tanto públicas como privadas, pudiéndose observar  a varias personas, de entre 25 y 30 años de edad y vestidas de color oscuro, portando algunas sogas y guantes. También los tres vehículos en los que se movilizaban.

Luego de analizar los domos de la zona de influencia con filtros y programas de resolución de imágenes, se logró establecer que las patentes de los autos usados por los delincuentes pertenecerían a un vehículo particular marca Honda modelo CRV, un Volkswagen Gol de color gris, en tanto que el restante no se pudo identificar con precisión pero se cree que correspondería a un Audi A4.

Fue en base a estos datos que se logró identificar a “Coco”, “El Chino” y “Pistola”, quienes además de ser los autores materiales de la brutal agresión, serían los líderes de la banda dedicada al “Escruche”, es decir ingreso a viviendas sin moradores y “Robaruedas” en la zona y que tendrían como punto de encuentro una plaza del barrio de Monserrat.