Encontrado por un investigador de la longevidad tras dos décadas de estudio, el desayuno de una región costarricense podría ser el secreto de una vida más larga y saludable.

Ni huevos, ni jugo de naranja. El investigador de la longevidad, Dan Buettner, que ha dedicado dos décadas a analizar los hábitos alimenticios de las personas centenarias, encontró en Nicoya, Costa Rica, lo que podría considerarse el desayuno más saludable del mundo. Así contó su experiencia para CNBC.

En esta región costarricense, los habitantes de la Cooperativa Nicoya elaboran un desayuno que consiste en tortillas de nixtamal, frijoles negros y arroz que, según los estudios, contribuirían a una vida más larga y saludable. Las tortillas de nixtamal se elaboran a partir de granos de maíz que han sido cocidos y remojados en una solución de cal y agua, proceso conocido como nixtamalización. Esta técnica mejora la nutrición y digestibilidad del maíz, liberando niacina y aminoácidos esenciales y facilitando la molienda del maíz en masa.

Este plato, rico en carbohidratos complejos de bajo índice glucémico, aminoácidos esenciales y antioxidantes, es acompañado con café y chilero, una salsa local elaborada con vinagre, zanahorias y pimientos picantes que promueve la salud digestiva y metabólica pues ofrece propiedades probióticas, antioxidantes y antiinflamatorias.

Los habitantes de Nicoya inician su jornada a las 4:00 a.m., contó a CNBC Buettner, preparando tortillas de maíz tratadas con ceniza de madera que facilitan la absorción de niacina y aminoácidos esenciales, y frijoles negros ricos en antocianinas y folatos, que se combinan con arroz para formar una proteína completa. A un costo aproximado de 4.23 dólares, este desayuno demuestra ser tanto saludable como accesible para la mayoría de los habitantes de Nicoya.

Este desayuno resalta el genio de la cocina costarricense para transformar ingredientes humildes en platos cotidianos altamente beneficiosos para la salud. Los cocineros nicoyanos sugieren preparar grandes cantidades de sopa de frijoles para consumir durante la semana, siguiendo la tradición de incorporar este alimento a las distintas comidas del día.

El proceso de elaboración de las tortillas nixtamalizadas sigue una técnica tradicional que implica el uso de masa harina y ceniza de madera, garantizando un aporte significativo de fibra, folatos y vitaminas B y C. La masa se divide en bolas y se cocina en una plancha caliente; la técnica adecuada permite conservar las tortillas por un día y recalentarlas antes de servir.

Por otro lado, el Gallo Pinto de José Guevara, un centenario costarricense, “la última vez que visité a José Guevara en Costa Rica fue en 2015, cuando tenía 105 años”, contó el investigador. Su receta incluye frijoles negros, arroz de grano largo, cebolla y ajo, cocinados con salsa inglesa, y puede ser adornado con aguacate y cilantro. “Muchos costarricenses lo comen en el desayuno, el almuerzo y la cena”, aseguró.

Un estofado de frijoles negros, papa y cebolla, sazonado con culantro coyote y otros vegetales, es otro platillo básico casi en cada comida nicoyana. Estos frijoles contienen altos niveles de antocianinas, los flavonoides importantes de las cebollas rojas y los arándanos, y tienen 10 veces más antioxidantes que una porción equivalente de naranjas.

Este guiso se disfruta como plato principal junto con tortillas de maíz o arroz por menos de un dólar por porción, demostrando cómo la cocina de Nicoya logra crear comidas ricas en sabor y nutrición, accesibles y parte integral de su patrón alimenticio enfocado en la longevidad.

Fuente / infobae