Comparte!

El ex presidente peruano Alan García fue internado este miércoles por una herida de bala, momentos después de que se conozca una orden de detención preliminar en el marco de la investigación de corrupción por los pagos de la empresa Odebrecht.

El Ministerio de Salud reportó un diagnóstico de disparo de bala, “con entrada y salida en la cabeza“. El estado es “delicado” y de “pronóstico reservado”. García sufrió tres paros cardíacos y se le realizó reanimación cardiopulmonar, detalló la titular del ministerio, Zulema Tomás.

El ex presidente tomó la decisión de dispararse“, confirmó su abogado Erasmo Reyna a los periodistas en la entrada de la sala de emergencias. En la víspera, García afirmó en entrevista con la emisora RPP que “sería una gran injusticia” que se dicte una orden de detención en su contra

Un equipo de la policía llegó a su domicilio cerca de las 6 de la mañana (11 GMT) con una orden de allanamiento y, posteriormente, se le informó sobre la orden de detención. “El señor García Pérez, indicando que iba a hacer una llamada a su abogado, ingresó a su habitación y cerró la puerta. A los pocos minutos, se escuchó el disparo de un arma de fuego. La policía forzó el ingreso a la habitación y lo encontró en posición de sentado con una herida en la cabeza“, informó el ministro del Interior, Carlos Morán. Las autoridades aseguraron que el procedimiento cumplió con el protocolo necesario y los oficiales se identificaron correctamente.

Testigos consultados por la televisión peruana indicaron que García entró cubierto por una manta roja y, poco después, su hijo ingresó rápidamente al hospital, sin dar declaraciones. Policías acordonaron la zona y se registraron algunos disturbios entre simpatizantes de García.

En noviembre pasado, García intentó eludir la investigación y solicitó asilo en la embajada uruguaya, pero Montevideo rechazó su pedido. La Justicia le aplicó un impedimento de salida del país por 18 meses mientras avanzan las investigaciones del caso Odebrecht, en particular sobre la licitación para la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

Junto a García, también se ordenó la detención de Luis Nava, secretario presidencial bajo el Gobierno del líder del partido aprista, y Miguel Atala, ambos estrechos colaboradores del ex presidente y señalados como sus testaferros.

En los últimos días, el portal IDL-Reporteros reveló los millonarios depósitos de la constructora brasileña al ex secretario de la presidencia de García durante su segundo gobierno (2006-2011). Al respecto, se defendió afirmando que ningún documento lo mencionaba.

Antes de emitirse la orden de detención, García había declarado el martes que no se asilaría ni escondería, en tácita alusión al frustrado asilo que pidió a Uruguay.

En los años 90, luego de un gobierno de largos fracasos económicos (1985-1990), se refugió en Colombia y luego en París para evitar un juicio por presunto enriquecimiento ilícito, en momentos de inestabilidad democrática y política por el autogolpe de Alberto Fujimori, que supuso la intervención del Poder Judicial. Volvió al país en el 2001, cuando perdió en un ballotage ante Alejandro Toledo. Cinco años después, venció a Ollanta Humala y volvió a gobernar por cinco años.

En el 2016, intentó regresar a la Presidencia, en alianza entre el APRA y el Partido Popular Cristiano, pero su candidatura solo alcanzó el 6% de los votos.