El esquema sería similar al que aplicó Uruguay. Una nueva cepa afecta Gran Bretaña.

Tras prohibir los vuelos desde y hacia Gran Bretaña por temor a una nueva cepa de coronavirus altamente infecciosa, el Gobierno evalúa cerrar las fronteras durante tres semanas, en un esquema similar al que aplicó Uruguay.

Esta tarde, desde las 17, habrá una reunión interministerial, que coordinará el ministro de Salud, Ginés González García, para analizar las medidas para evitar el avance de la pandemia. Entre las distintas opciones sobre la mesa, se impondría la de cerrar las fronteras hasta el 10 de enero.

“Tomamos las medidas que hay que tomar para cuidar la salud de los argentinos y argentinas”, aseguró el ministro del Interior, Eduardo De Pedro, que viajó junto al presidente Alberto Fernández y parte del gabinete nacional a Río Grande, Tierra del Fuego.

Y agregó: “Esta es una pandemia que genera mucha incertidumbre en el mundo. Ante un hecho nuevo, ante una investigación nueva o, en este caso, el descubrimiento de una cepa nueva, como siempre lo hizo, la Argentina toma inmediatamente las medidas que tiene que tomar para cuidar la salud de los argentinos y argentinas. Por eso, en el día de ayer hemos resuelto el cierre de los vuelos desde y hacia Gran Bretaña”.

Por su parte, el presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, resolvió que, a partir de hoy, se limitará en su país el derecho de reunión, estarán prohibidas las aglomeraciones y se cerrarán las fronteras.

Fuente: La Nación