El Intendente Sebastián Nóblega, acompañado por el Ministro Niederle, el Secretario de Turismo, Cultura y Educación Marcos Stieb, el Secretario de Obras Públicas Ernesto Andrada del municipio local y el titular de la Cámara Económica de Tinogasta Gustavo Kotzian, visitaron la Finca “La Aguadita” S. A. la cual se encuentra a 7 km. sobre la Ruta 60 en aquella ciudad.

Fueron recibidos por el Gerente de Campo Francisco Cannata y el enólogo de la empresa, Santiago Palero, quien explicó a los presentes con respecto a todo el trabajo que se viene realizando en la producción de los vinos, además informó el arribo de nuevos insumos, así como también la instalación de una nueva sala de barricas.

Las barricas son recipientes de madera utilizado para la crianza del vino. Estos recipientes oxigenan el vino lentamente y le aporta textura y aroma para suavizar su sabor. En este caso en la nueva sala se almacenó vino de roble francés y americano, el cual debe reposar durante el período de un año para luego ser consumido.

Las autoridades recorrieron las instalaciones de la bodega y la reciente plantación de olivos, la cual está destinada para la producción de aceite de oliva. Además, en esta época se están realizando las labores de poda en los viñedos, actividad que también pudo ser observada por la comitiva encabezada por el Sr. Intendente Sebastián Nóblega, con miras a la nueva producción de esta creciente industria.

“La idea es aumentar considerablemente toda la comercialización de los vinos Seismiles y estamos haciendo un relanzamiento con nuevo “packaging”, nuevos estilos y queremos llegar a todos los tipos de consumidores que puedan disfrutar de un vino de Catamarca, de Tinogasta.” Expresó el Enólogo Santiago Palero. Con respecto a la nueva producción que se acerca añadió: Estamos sacando una línea de vinos que se llama “Seismiles” y vamos a tener un vino Malbec, Cabernet Sauvignon, Syrah y Chardonnay, y con esos pensamos hacer el primer lanzamiento de esta nueva línea”. Finalizó

Altos de Tinogasta fue lanzado hace cinco años en un campo de 400 hectáreas sobre la Ruta 60 y se consolida hoy como una de las grandes promesas de la industria del vino y el aceite de oliva de nuestro país.