Comparte!
El terrible y conmocionante hecho ocurrió en México. La familia está desconsolada y no logran comprender cómo ocurrió el suicidio.
Muchas veces, las penitencias a los niños pueden ser muy crueles, desde el punto de vista de los chicos. Recientemente se conoció el suicidio de un niño luego de que su mamá le sacara el teléfono y lo mandara a su habitación.
El pequeño, identificado como Kevin N, fue castigado, el martes pasado, por no hacer sus tareas en su casa de la colonia Atlampa, de la alcaldía Cuauhtémoc. El abuelo contó que escucharon ruidos desde la habitación del niño, pero no se acercaron pensando que era parte del enojo con su madre. Nunca pensaron el hecho que estaba ocurriendo en su interior.
Luego de un tiempo sin que el pequeño apareciera, la hermana decidió ir a la pieza. Allí encontró una terrible escena, Kevin tendido boca arriba en el suelo. Automáticamente dio aviso a su familia, por lo que fue trasladado al Hospital La Raza.
En el nosocomio confirmaron el suicidio ya que tenía una lesión circular en el cuello, y que había ingresado sin signos vitales. Por lo que no pudieron hacer nada al respecto y confirmaron la muerte de Kevin.
Según las autoridades que realizaron la investigación bajo la carpeta FAZ/AZ-4/UI-1S/D/03778/09-2019-R1, el niño se provocó la asfixia con los cordones de las zapatillas enroscándola en su cuello y amarrándolos a su cama. Desde la Justicia mexicana, comenzaron una investigación por el delito de homicidio culposo, a pesar del diagnóstico de suicidio.
Los familiares aseguraron que Kevin nunca había sufrido depresión ni había presentado ataques.