Comparte!

En el Salón Internacional del Automóvil de Shangai, China, el grupo Volkswagen presentó dos prototipos que anticipan un futuro autónomo y eléctrico. Por un lado, Audi presentó al AI:ME, un vehículo de 4,30 metros de longitud que puede transportar a sus pasajeros sin que estos tengan que atender a la conducción -autónomo nivel 4-.

El AI:ME tiene un motor eléctrico ubicado en el eje trasero que eroga 170 CV -125 kW- y tiene una batería de 65 kWh. Dispone de volante y pedales para que un conductor tome el control en zonas donde la infraestructura no esté preparada autónomos. Cuando los comandos no se utilizan se retraen para aumentar el espacio disponible.

Las puertas delanteras y traseras se abren en sentidos opuestos para dejar un acceso libre de obstáculos, y los asientos tienen una configuración más parecida a la de una sala que a la de un auto tradicional. Hay dos asientos individuales delanteros y un sillón posterior con capacidad para dos pasajeros más.

Para facilitar la vida a bordo durante los trayectos autónomos, hay superficies a modo de mesa imantadas para que tazas y portabebidas metálicos no se caigan. Además, los sistemas interactivos funcionan con reconocimiento del movimiento de ojos, órdenes vocales y superficies táctiles. También cuenta con una pantalla OLED donde aparece la información del navegador, del sistema multimedia, y tiene tecnología tridimensional, de hecho los pasajeros disponen de unas anteojos de realidad virtual.

Por su parte, Volkswagen presentó el un nuevo integrante de la familia I.D. Se trata del I.D ROOMZZ, un SUV de unos de cinco metros de longitud, que, según la marca, anticipa un modelo de producción que pondrá a la venta en China en 2021.

El nuevo concept propuesto por Volkswagen es eléctrico, utiliza motores para mover de manera independiente las ruedas de cada uno de los ejes -tiene tracción total- y pueden llegar a generar una potencia máxima conjunta de 360 CV. Utiliza una batería de iones de litio con 82 kWh de capacidad que permite una autonomía de hasta 450 km. Hay que destacar que mediante a un cargador integrado de 150 kW es posible cargar el 80% de la batería en aproximadamente media hora.

El I.D. ROOMZZ tiene capacidad para circular de manera autónoma -nivel 4-, y puede acelerar de 0 a 100 km/h en 6,6 segundos, mientras que la velocidad máxima está limitada a 180 km/h.

Su habitáculo puede tener una configuración de seis asientos distribuidos en tres filas. Estos se pueden reclinar en varias posiciones e incluso girar para quedar enfrentarlos y así mejorar la comunicación entre pasajeros. Por último, se destaca que las cuatro puertas laterales son corredizas y se abren en sentido opuesto, por lo que el liberan el espacio de ingreso.