En un fallo histórico, un juez autorizó la polémica medida. Controlarán los contactos que tengan los reclusos. El beneficio no será para todos.

El juez Eduardo Barrionuevo hizo lugar a un hábeas corpus interpuesto por Mario Alberto Juliano en su carácter de Director Ejecutivo de la Asociación Pensamiento Penal y autorizó a las personas privadas de la libertad en el ámbito de la provincia de Salta, a utilizar en forma limitada y supervisada telefonía celular.

La medida contempla algunas condiciones. Los reclusos solo podrán hacer uso del mismo durante ocho horas semanales.

El juez ordenó a la subsecretaría de Políticas Penales de Salta que establezca un protocolo para el uso de teléfonos celulares por parte de las personas privadas de libertad en el ámbito provincial.

Cabe aclarar que la medida alcanzará sólo a quienes tienen el beneficio de recibir visita de familiares.