Después de casi tres décadas sin casos en personas, se reportaron 12 contagios y un hombre murió en Santa Fe. Cuáles son los insectos vectores de la infección y en qué zonas se encuentran.

Desde fines de noviembre, un brote epidémico de Encefalitis Equina del Oeste (EEO) afecta a la Argentina. Según los datos del último boletín epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación, ya se registraron casi 1.200 brotes en caballos y 12 personas cursaron la infección. Este fin de semana, se confirmó la primera muerte en el país, un hombre de 66 años que residía en Santa Fe, la provincia que concentra la mitad de los casos notificados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la encefalitis equina del oeste es una infección causada por un virus del género Alphavirus de la familia Togaviridae. Se transmite principalmente a través de la picadura de mosquitos Aedes albifasciatus infectados que actúan como vectores, en especial en áreas rurales. La enfermedad afecta principalmente a los caballos y puede transmitirse de los animales a las personas.

La mayoría de las personas afectadas muestran síntomas leves, pero en algunos casos, especialmente en pacientes con enfermedades preexistentes, pueden causar cuadros graves.

Consultado por Infobae, el médico infectólogo Tomás Orduna, ex jefe del Servicio de Medicina Tropical y Medicina del Viajero en Hospital de Infecciosas F. J. Muñiz y miembro del comité científico de la Fundación Mundo Sano, detalló las características más importantes del brote actual de encefalitis equina que atraviesa Argentina y subrayó un dato clave: la enfermedad no se trasmite de humano a humano, ya que ni los caballos ni las personas “no son buenos amplificadores y dadores del virus”.

En cuanto a la denominación de la enfermedad como encefalitis o encefalomielitis, el doctor Orduna aclaró que “lo más frecuente es que (el virus) produzca encefalitis, pero también puede comprometer la médula espinal o las meninges, y en ese caso la expresión clínica es encefalomielitis o meningoencefalitis”.

Por su parte, el doctor Ricardo Teijeiro, médico infectólogo del Hospital Pirovano, consideró en diálogo con Infobae que, hasta el momento y dada las condiciones que propician la transmisión de la infección, es poco probable que se produzca un gran brote en la población humana.

El brote de encefalitis equina en Argentina
Ya se notificaron 1.187 brotes de enfermedad EEO en caballos en 13 provincias y el 20 de diciembre, a medida que la enfermedad avanzaba en poblaciones equinas, Argentina reportó el primer caso humano de EEO después de casi tres décadas sin infecciones registradas en personas.

En las últimas dos semanas se detectaron 12 personas contagiadas y una de ellas murió. Según los datos del boletín epidemiológico nacional, el 92% de los casos confirmados son hombres, mayoritariamente entre 30 y 70 años.

Todos los pacientes con encefalitis equina del oeste necesitaron hospitalización, 7 ya fueron dados de alta y 4 permanecen internados en centros de salud. El hombre que falleció realizaba actividades recreativas en una zona rural y presentaba comorbilidades (diabetes).

Hasta el momento se notificaron casos en equinos en 13 provincias: Buenos Aires, Chaco, Corrientes, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Formosa, Santiago del Estero, Río Negro, La Pampa, San Luis, Catamarca y Salta.

¿Qué mosquito transmite la encefalitis equina?

“La encefalitis equina del oeste es una patología que se transmite por mosquitos. En este caso no es el mosquito Aedes aegypti (el vector del dengue) que es básicamente urbano, sino que se trata de una patología del área rural y periurbana de poblados más pequeños. El virus se transmite principalmente a través de otro mosquitos aedes, el Aedes albifasciatus que tiene características completamente distintas al del dengue”, detalló Orduna.

El ex presidente de la Sociedad Latinoamericana de Medicina del Viajero, puntualizó que el vector de la enfermedad es “un mosquito barrero, los biólogos le dicen ´mosquitos de la inundación´, ya que en cualquier lugar donde se acumule agua sobre el pasto, en el campo, en una calle o en una ruta de tierra, en esos lugares donde hay desove de parte de las hembras, en cuanto aparece una lluvia importante -como ha ocurrido en los últimos tiempos, merced del fenómeno de El Niño- esos mosquitos hacen eclosión, generalmente de manera simultánea entre todos los lugares donde hay sitios de cría, y entonces aparecen los mosquitos en cantidades”.

El experto de Fundación Mundo Sano explicó que si bien el mosquito que transmite la encefalitis equina está presente en las ciudades, en el área urbana no se da “el ciclo entre aves, equinos y otros roedores, que en los sitios silvestres rurales se mantiene potencialmente y es propicio para la transmisión. Estamos hablando de una enfermedad reemergente, que ya hemos tenido en la década de los 90. Y ahora, entre otras variables, seguramente reemergió traída por aves migratorias”.

Consultado por Infobae, el doctor Adrián Díaz, científico del Conicet y líder del Laboratorio de Arbovirus del Instituto de Virología Dr. José María Vanella de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba, detalló: “Las evidencias de campo y de laboratorio de epizootias pasadas junto con las pruebas de campo de la epizootia actual demuestran que las especies de mosquitos Aedes albifasciatus y posiblemente Aedes scapularis están transmitiendo el virus de la encefalomielitis equina del Oeste en la Argentina actualmente”.

Cuál es el riesgo de la encefalitis equina para los humanos

El mosquito tiene que picar primero al animal enfermo y después al humano, que tiene que estar en una zona de riesgo, generalmente rural. “No es habitual que pique también a un humano enfermo y después a otro humano sano. No se transmite de persona a persona, así que el riesgo de que se pueda producir un brote importante no es alto, salvo en algunos sectores rurales que atraviesen un brote en los animales”, dijo Teijeiro.

En ese sentido, Orduna agregó que los seres humanos de mayor exposición son los que están en un medio ambiente de carácter más rural que urbano, pero también pueden darse casos en zonas urbanas con mayor cercanía con el ambiente rural. Y es en esas zonas híbridas donde debe acentuarse la vigilancia epidemiológica, no sólo en zonas rurales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que la semana pasada divulgó un aviso por los casos en Argentina, señaló que en humanos la enfermedad suele presentarse “como casos aislados con síntomas moderados y la mayoría de las infecciones son asintomáticas”.

Las manifestaciones neurológicas más graves incluyen meningitis, encefalitis o mielitis. “Al igual que otras encefalitis por arbovirus, la encefalitis causada por EEO se caracteriza por fiebre acompañada de alteración del estado mental, convulsiones o signos neurológicos focales, incluidos trastornos del movimiento”, indicó la OMS y agregó que, hasta el momento, no existe un tratamiento antiviral específico para los humanos y el manejo del paciente implica principalmente medidas de atención de apoyo.

Cuáles son los síntomas de la encefalitis equina
Los síntomas de la encefalitis equina en humanos generalmente se incia con dolores de cabeza intensos acompañados por decaimiento, escalofríos, fiebre, dolor muscular y malestar general.

El periodo de incubación de la enfermedad es de 5 a 14 días. Los primeros síntomas se pueden producir entre 1 a 5 días pos infección, pero los signos neurológicos generalmente aparecen en 5 días.

En algunas personas, pueden desarrollarse manifestaciones neurológicas, que pueden incluir letargo, somnolencia, rigidez de nuca, fotofobia, y vértigo, y en casos graves, estupor y coma. Los síntomas neurológicos más frecuentes son debilidad y temblores generalizados.

Cómo prevenir la encefalitis equina

“Como toda enfermedad transmitida por un vector que es un mosquito, la mayor protección debe hacerse para que el insecto no se desarrolle y para que no pique al humano, siguiendo las recomendaciones de prevención”, señaló Teijeiro.

– La principal medida para prevenir la encefalitis equina es evitar la picadura de mosquitos silvestres. En ese sentido, las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación recomiendan usar ropa clara de mangas largas y pantalones largos al aire libre, en especial aquellas personas que se desempeñan en actividades laborales en zonas rurales y tienen un mayor riesgo de exposición al virus.

-Aplicar periódicamente repelente siguiendo las indicaciones del envase. Se deben usar repelentes que contienen DEET, IR3535 o Icaridina, los cuales se pueden aplicar en la piel expuesta o en ropa de vestir.

– Mantener el pasto corto y desmalezar las zonas que rodean a edificios y los predios verdes para disminuir la presencia de mosquitos adultos.

– Rellenar y drenar charcos que puedan servir como criaderos de mosquitos, y evitar acumulaciones de agua para disminuir la presencia de estos insectos vectores de la enfermedad.

– A pesar de que los mosquitos vectores no tienen hábitos intradomiciliarios, es recomendable proteger las viviendas con mosquiteros en puertas y ventanas, de esta manera también se previenen otras arbovirosis.

– En situaciones de brote, se deben evitar las actividades al aire libre durante el período de mayor actividad de los mosquitos (amanecer y anochecer)

La OMS señala que existen vacunas disponibles para equinos. “Es aconsejable buscar altas coberturas de vacunación entre los equinos susceptibles en zonas consideradas de riesgo y realizar refuerzos anuales de vacunación”, indicó la agencia sanitaria en un comunicado la semana pasada.

Fuente / infobae