Con una flexibilización del aislamiento, las empresas prevén un mayor nivel de contratación. Aunque aún es bajo. Se volvería a números previos a la pandemia recién en un año.

Teniendo en cuenta una flexibilización del aislamiento que rige desde fines de marzo por la pandemia de coronavirus, las expectativas de empleo en el sector privado muestran un signo, aunque leve, de recuperación para el último trimestre del año. Sin embargo, 4 de cada 10 respondió que recién dentro de un año espera volver a niveles de contratación previos a la crisis desatada por el coronavirus.

Así se desprende del tradicional informe que elabora la consultora ManpowerGroup dado a conocer hoy y al que tuvo acceso Ámbito.

Para quienes no están familiarizados con este índice, la Expectativa Neta de Empleo (ENE) es el resultado del porcentaje de empleadores que espera aumentar sus plantillas menos el porcentaje que espera una disminución durante el próximo trimestre.

En este caso, para el cuarto trimestre de 2020 la ENE es de -3%, demostrando así un aumento de 5 puntos porcentuales en comparación con el trimestre anterior y una disminución de 5 puntos porcentuales en la comparación interanual. El número es bajo y ni siquiera alcanza los niveles prepandemia, pero al menos es un indicador que da ciertas esperanzas en la medida que se mantengan las medidas de desconfinamiento.

Cabe remarcar que cuando en junio pasado se dio a conocer el anterior resultado de la encuesta de la que participan más de 500 empleadores argentinos la ENE fue de -8%, el registro más bajo desde que inició el sondeo hace 13 años. Esta nueva encuesta se llevó a cabo en la última semana de julio cuando en algunas provincias empezó a producirse una flexibilización de la cuarentena especialmente en el interior del país, lo que explica el repunte.

Luis Guastini, director general de Manpower, explicó que las mejoras en la expectativa están vinculadas no solo al repunte de la actividad, sino que también impacta que muchas empresas abrieron nuevos procesos productivos dado que la pandemia generó la necesidad de nuevos productos, sustitución de importaciones, y también cubrir puestos de personal que se vio impedido de trabajar por estar de licencia o por estar dentro de los grupos de riesgo.

Sobre el total de empleadores argentinos encuestados, el 76% no espera realizar cambios en sus dotaciones de personal, el 11% planea disminuirlas, el 8% aumentarlas y el 5% restante no sabe si realizará cambios durante el último trimestre del año. A su vez, el 39% de los empleadores espera que sus empresas vuelvan a los niveles de contratación anteriores a la pandemia de Covid-19 dentro de los próximos 12 meses.

Comparaciones por sector

Según la encuesta de Manpower, en cinco de los nueve sectores industriales relevados, los empleadores esperan disminuir sus nóminas durante el último trimestre del año. El sector que refleja el resultado más débil es el de Minería & Extracción, con una ENE de -22%, seguido por Transportes & Servicios Públicos, con -13%, Manufacturas, con -4% y Finanzas, Seguros & Bienes Raíces junto con Servicios, ambos reportando una ENE de -3%. Administración Pública & Educación informa intenciones nulas de contratación. Por el contrario, los sectores que reportan expectativas positivas son la Construcción, con una ENE de +13%, Agricultura & Pesca, con +4% y el Comercio Mayorista & Minorista, con +2%.

En comparación con los resultados del periodo relevado anteriormente, las perspectivas de contratación aumentan en siete de los nueve sectores industriales. El sector de Finanzas, Seguros & Bienes Raíces encabeza esta tendencia, con un aumento de 14 puntos porcentuales, seguido de la Construcción, con 11 puntos y la Agricultura & Pesca, con una mejora de 10 puntos. Luego se ubica el sector de Servicios, con una mejora de 7 puntos porcentuales, Comercio Mayorista & Minorista con un aumento de 6 puntos y Manufacturas, con un incremento de 5 puntos porcentuales.

En la comparación interanual, las intenciones de contratación de los empleadores se debilitan en siete de los nueve sectores. La Construcción reporta un aumento de 20 puntos porcentuales, el mayor incremento en relación a los resultados del mismo periodo del año anterior. De lo contrario, la mayor disminución es reportada por el sector de Transportes & Servicios Públicos, de 21 puntos porcentuales. A su vez, Minería & Extracción informa un declive de 19 puntos porcentuales, seguido de Finanzas, Seguros & Bienes Raíces, con una merma de 15 puntos. En menor medida, el sector de Servicios reporta una disminución de 4 puntos porcentuales, Comercio Mayorista & Minorista de 3 puntos y Agricultura & Pesca, de 1 punto porcentual. Manufacturas reporta expectativas de contratación nulas.

Uno de los factores que explican el alza de la Construcción, según Guastini, está vinculado al tipo de cambio. El encarecimiento del dólar y el endurecimiento de los controles para el acceso limitó las opciones de inversión en el sistema financiero, lo que que a muchos con fuertes capitales se volcaran al ladrillo.

Comparaciones regionales

En cinco de las seis regiones del país encuestadas, los empleadores proyectan disminuir sus nóminas de personal durante el último trimestre del año. Las intenciones más débiles son reportadas por la región de Cuyo, con una ENE de -9% y, en segundo lugar, por la Patagonia, con -5%. El Noroeste Argentino (NOA) reporta una ENE de -4%, el Noreste Argentino (NEA), de -3% y la región Pampeana informa una ENE de -1%. Por su parte, el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) proyecta intenciones de contratación nulas.

En comparación con los resultados del trimestre anterior, las expectativas de contratación aumentan en cinco de las seis regiones. El NOA reporta un incremento de 15 puntos porcentuales, seguido del AMBA, con 9 puntos y el NEA, con 7 puntos. La región Pampeana informa una mejora de 2 puntos, mientras que la Patagonia reporta intenciones de contratación nulas. De lo contrario, la región de Cuyo informa un declive de 8 puntos porcentuales.

Por otro lado, en cuanto a la comparación con el mismo período del año anterior, todas las regiones reportan disminuciones en sus intenciones de contratación de personal. El mayor declive es reportado por la región de Cuyo, con 15 puntos porcentuales, seguido de la Patagonia, con 12. Luego se ubica la región del NOA, la cual se debilita en 4 puntos, el AMBA, en 3 y, por último, el NEA y la región Pampeana, ambas reportando disminuciones de 2 puntos porcentuales.

En el resto del mundo

En América, en 6 de los 10 países encuestados se pronostican disminuciones en las intenciones de contratación para el último trimestre del año. Las expectativas mejoran en 9 de los 10 países en comparación con el trimestre anterior, pero presentan disminuciones en todos ellos en la comparación interanual. Los países que proyectan aumentar sus nóminas de personal con intenciones más fuertes dentro de la región son Estados Unidos, Canadá, México y Perú, mientras que en Panamá, Costa Rica y Colombia se registran las expectativas más débiles.

A nivel global, los empleadores en 22 de los 43 países encuestados esperan incrementar sus nóminas durante el próximo trimestre. En 16 de los restantes se proyectan reducciones de personal, mientras que en 5 se presentan intenciones nulas. Las mejores expectativas son reportadas por Taiwán, Estados Unidos, Turquía, Japón, Grecia y Canadá, mientras que Panamá, Costa Rica, Sudáfrica, Colombia y Reino Unido informan los resultados más débiles a nivel mundial.

¿Cómo será el empleo en la pospandemia?

La encuesta también destaca algunos de los efectos transformadores y duraderos que la pandemia ha tenido en la fuerza laboral, y ante la pregunta de cómo los empleadores esperan que cambie la dinámica de trabajo en sus organizaciones: el 44% planea ofrecer teletrabajo y horario flexible en el lugar de trabajo después del aislamiento, mientras que el 34% planea ofrecer trabajo 100% remoto.

Además, los empleadores esperan ofrecer más oportunidades para que sus colaboradores aprendan y desarrollen nuevas habilidades (49%) junto con más beneficios de salud y bienestar (74%) a medida que cambian las demandas de los trabajadores y muchos esperan aprovechar un modelo de trabajo híbrido.

Un dato no menor para la pospandemia es que el 77% de los encuestados manifestó que va a incorporar algún tipo de modalidad de trabajo remoto en adelante y el 80% mayor flexibilidad horaria. Es sabido que muchas empresas ya no planifica el regreso a las oficinas antes de 2021.

Pero esto, según Guatini, no es solo una cuestión sanitaria, sino más bien un cambio de paradigma que aceleró la transformación digital. “Hasta no hace mucho era un beneficio para los empleados, y que los líderes de las empresas de alguna manera lo resistían”. “Es posible que estos beneficios hayan nacido por una necesidad sanitaria, pero también han aparecido ciertos valores que las empresas van a tener que poner en juego para poder retener talentos”, concluyó.

Fuente: Ambito