El Aedes aegypti se desarrolla en ámbitos domiciliarios colocando sus huevos en las paredes donde hay agua acumulada como los bebederos de mascotas, tanques de agua, botellas, canaletas, etc., y el mayor riesgo se da en los meses con picos de calor y lluvias, en los que se debe tener especial cuidado con las piletas.

Desde el Ministerio de Salud de la provincia se solicita a la población mantener el agua limpia de las piletas y evitar el estancamiento, de lo contrario pueden convertirse en un gran criadero de Aedes aegypti, el mosquito transmisor del dengue.

Las piletas de natación, tanto de material, plásticas o de lona, no suelen ser el criadero elegido por los mosquitos Aedes aegypti. Sin embargo, pueden convertirse en criaderos, ante la escasez de lugares en los que depositar los huevos.

Las piletas de material o lona deben limpiarse correctamente en los bordes con un cepillo y agregarles cloro. Si no se utilizan se deben limpiar, colocar pastillas de cloro y larvicida, o vaciar. Las piletas plásticas o de lona se deben limpiar y secar antes de ser guardadas en un lugar cubierto.