Comparte!

El gobierno de la India ha aprobado una orden ejecutiva para permitir que los tribunales apliquen la pena de muerte a los condenados por violar a menores de 12 a√Īos.

El Ejecutivo de Narendra Modi responde as√≠ a los √ļltimos dos casos que han sacudido recientemente al pa√≠s. El primer ministro Modi ha convocado una reuni√≥n urgente de su gabinete despu√©s de haber aterrizado esta ma√Īana en Delhi, proveniente de un viaje por Europa.

La orden aprobada en el encuentro con sus ministros tiene la intenci√≥n de enmendar las distintas leyes que recogen el delito de violaci√≥n, entre ellas el c√≥digo penal y la ley que protege a los ni√Īos frente a abusos sexuales.Ayer mismo el gobierno le notific√≥ al Tribunal Supremo que pretend√≠a endurecer los castigos contra los violadores de menores.

En menos de 24 horas han llegado los primeros movimientos. Seg√ļn la propuesta de enmienda aprobada por el gabinete, la pena m√°xima por la violaci√≥n de un menor de 12 a√Īos, que hasta ahora era la cadena perpetua, pasar√≠a a ser la pena de muerte, y las penas m√≠nimas, que se situaban entre 7 y 10 a√Īos de prisi√≥n, ahora aumentan a un m√≠nimo dos d√©cadas entre rejas.

En caso de violaci√≥n de un menor de 16 a√Īos, la pena m√≠nima sube de 10 a 20 a√Īos de c√°rcel y es prorrogable a cadena perpetua. En la orden ejecutiva tambi√©n se incluyen medidas para agilizar las investigaciones y el juicio en este tipo de casos, as√≠ como se han impuesto restricciones para la concesi√≥n de la libertad bajo fianza de los acusados. Seg√ļn informa el diario The Indian Express, el gobierno ha ordenado que se creen nuevos tribunales de v√≠a r√°pida y que en cada estado se establezcan laboratorios forenses especiales dedicados exclusivamente a casos de violaci√≥n.

Esta respuesta del gobierno del BJP se produce despu√©s de que explotase la indignaci√≥n en todo el pa√≠s por la violaci√≥n y asesinato de una ni√Īa musulmana de 8 a√Īos en Cachemira y la violaci√≥n de una menor de 17 en Uttar Pradesh supuestamente a manos de un pol√≠tico local.Muchos en India han colocado en el punto de mira al gobierno del hinduista Modi al cuestionar su silencio durante los primeros d√≠as. En su primera intervenci√≥n, despu√©s de que las protestas inundasen calles y portadas, Modi prometi√≥ que se impartir√≠a justicia. “Quiero asegurar al pa√≠s que ning√ļn criminal ser√° perdonado”, dijo en un acto p√ļblico. “Nuestras hijas obtendr√°n justicia”. Durante su viaje en Reino Unido, Modi fue recibido con protestas de la di√°spora india que reside en Londres y que le exig√≠a respuestas ante las violaciones de menores. El primer ministro afirm√≥ que ambos casos eran “una cuesti√≥n de gran preocupaci√≥n” y “una verg√ľenza” para el pa√≠s.

En suelo indio las demandas han corrido a cargo de una oposici√≥n que ha visto la oportunidad de cuestionar la falta de respuestas del gobierno y de numerosos activistas por los derechos humanos que exigen mano dura. La directora de la Comisi√≥n para la Mujer de Delhi, Swati Maliwal, lleva m√°s de una semana en huelga de hambre con el fin de que el gobierno aprobase la pena de muerte para violadores. En los √ļltimos d√≠as se ha pronunciado tambi√©n el indio Kailash Satyarthi, que gan√≥ en 2014 el Premio Nobel de la Paz por su lucha contra las diferentes explotaciones infantiles. El activista pidi√≥ que se establezca un tribunal especial para ni√Īos con el fin de agilizar los procesos ya que, seg√ļn denunci√≥, alrededor de 100.000 casos de violaci√≥n a menores siguen todav√≠a pendientes. Seg√ļn la Oficina Nacional de Registro de Delitos (NCRB), en India se produjeron en 2016 casi 20.000 violaciones a menores.Esta no es la primera vez que el gobierno responde endureciendo las leyes tras un crimen sexual que conmociona al pa√≠s.

Ya lo hizo tras la brutal violaci√≥n y asesinato de una estudiante en el sur de Delhi en 2012, un caso que indign√≥ al pa√≠s y al mundo.Aquella atrocidad gener√≥ una ola de protestas y provoc√≥ que la violencia sexual contra la mujer se colocase en la agenda pol√≠tica y medi√°tica de la India. Hoy hay m√°s conciencia sobre esta lacra, han crecido las denuncias y las leyes son m√°s duras. No obstante los propios expertos que elaboraron las reformas despu√©s de la violaci√≥n de 2012 advirtieron que la pena de muerte “puede no tener un efecto disuasorio” y que el foco principal debe situarse en la escasez de casos que acaban con una condena.