Una mujer organizó la fiesta de cumpleaños de su hija y luego se descubrió que estaba infectada con covid-19. Todo el personal de la Comisaría 35 de Fernández, los detenidos y varias familias de la zona están en cuarentena.

Una mujer residente en el barrio Canalito de la ciudad de Fernández, provincia de Santiago del Estero, cometió un acto de suma irresponsabilidad al celebrar con una fiesta clandestina el cumpleaños de su hija tras lo cual se descubrió que estaba infectada de coronavirus.

El pasado viernes 14 la mujer invitó a su casa a más de 23 personas. Alertados por el evento clandestino, la policía llegó a la vivienda y por orden del fiscal de turno Hugo Herrera aprehendió a la dueña de casa y organizadora, la cumpleañera y otra invitada. El resto de los los invitados logró huir.

Las mujeres fueron trasladadas a la Seccional 35 donde permanecieron aprehendidas. Tras cinco días tras las rejas se realizó una audiencia virtual donde su abogado defensor solicitó la excarcelación. El fiscal no se opuso a la medida, pero de manera preventiva solicitó que las mujeres sean sometidas a un testeo rápido que reveló que la organizadora del evento había contraído el virus, por lo que rápidamente fue aislada y más tarde trasladada al Nodo.

Asimismo, todo el personal de la Comisaría fue aislado e hisopado, al igual que los reclusos que tienen detenidos en esa dependencia, pese a que trascendió las mujeres no habrían tenido contacto con ellos. Lo mismo se hizo con el abogado de las aprehendidas.

Ya en el centro de aislamiento del Nodo Tecnológico, la organizadora aportó datos sobre los invitados al cumpleaños. Se determinó que hubo 23 personas, entre ellos un empleado de la comuna de Fernández y más de 8 menores de entre 14 y 16 años. Todos fueron puestos en cuarentena hasta tanto se conozcan los resultados de los hisopados a los que fueron sometidos.