Desde el vencimiento de la tregua, los combates se reanudaron con fuerza y crece la preocupación internacional por el aumento en el número de muertes de civiles palestinos.

El Ejército israelí extendió hoy su ofensiva contra Hamas en la asediada Franja de Gaza, mientras crece la preocupación internacional por el aumento del número de muertes de civiles palestinos en el conflicto, desatado por los ataques del movimiento islamista en Israel de principios de octubre.

Desde el vencimiento de una tregua de una semana, el viernes pasado, los combates entre Hamas y soldados israelíes se reanudaron con fuerza, así como el lanzamiento de cohetes hacia Israel y los bombardeos aéreos contra el territorio palestino.

El Ejército israelí reportó ayer una andanada de cohetes lanzados desde Gaza a Israel, y que en su mayoría fueron interceptados.

El Gobierno de Hamas en Gaza y la agencia de noticias palestina Wafa indicaron que la entrada al Hospital Kamal Adwan en la localidad de Jabaliya, en el norte del territorio, fue alcanzada por un ataque.

Varias personas murieron en el sitio, según Wafa, mientras Hamas acusó a Israel de una “grave violación” del derecho humanitario. El Ejército israelí no hizo comentarios del supuesto ataque.

Israel asegura que Hamas utiliza los hospitales y otras infraestructuras civiles con fines militares, algo que el grupo islamista niega.

“Las fuerzas israelíes continúan expandiendo su operación terrestre contra los principales frentes de Hamas en la Franja de Gaza”, declaró el portavoz militar israelí Daniel Hagari.

“Donde haya un bastión de Hamas, allí operan las tropas”, agregó Hagari anoche.

Israel ha prometido aplastar a Hamas como represalia por sus ataques del 7 de octubre, que dejaron unos 1.200 muertos, en su mayoría civiles, y 240 secuestrados, incluyendo una veintena de argentinos.

El Ministerio de Salud de Gaza dice que más de 15.500 personas han muerto en el territorio desde esa fecha, y que más de la mitad son mujeres y niños.

Bajo una tregua mediada por Qatar, con apoyo de Egipto y Estados Unidos, 80 rehenes israelíes fueron liberados a cambio de la salida de 240 presos palestinos.

Más de una veintena adicional de rehenes también fue liberada de Gaza, en su mayoría tailandeses radicados en Israel, por afuera del acuerdo de tregua.

Los combates se reanudaron el viernes pasado entre las dos partes al vencerse el alto el fuego sin un acuerdo para extenderlo, pese a la presión internacional.

Hace dos días, la oficina del primer ministro Benjamin Netanyahu anunció que negociadores israelíes se retiraron de Qatar “tras un impasse en las negociaciones” para renovar la tregua.

Con 137 rehenes aún en Gaza, según el Ejército israelí, Hamas ha descartado nuevas liberaciones hasta que se acuerde un alto el fuego permanente.

Las fuerzas israelíes indicaron ayer que habían realizado unos 10.000 bombardeos aéreos desde el inicio de la guerra.

“En las últimas horas, solo 316 muertos y 664 heridos han sido rescatados de los escombros y llevados al hospital, pero muchos más continúan bajo los escombros”, aseguró en un comunicado Ashraf al Qudra, portavoz del Ministerio de Salud de Hamas.

El creciente saldo de muertos en Gaza aumentó la consternación internacional sobre la conducta de Israel en la ofensiva para desmantelar a Hamas.

Los hospitales del sur de Gaza estaban desbordados de muertos y heridos, algunos gritando de dolor.