Con la producción local de las dosis de Sputnik V y AstraZeneca, el país se ubica noveno en el mundo.