Según el comunicado, ampliará nuestra comprensión sobre el universo, además de crear una nueva línea de investigación a futuro con el telescopio espacial James Webb, considerado el más potente de la historia.

La NASA confirmó ayer que el telescopio espacial Hubble ha descubierto a Earendel, la estrella más lejana que se ha observado hasta ahora. Se trata de un astro que es por lo menos 50 veces más grande que el sol y que está a 12.900 millones de años luz.

Para llegar hasta ahí, habría que viajar esa cantidad de años a la velocidad de la luz, algo imposible para la tecnología humana actual.

Los astrónomos del legendario Hubble estiman que la estrella tiene una temperatura cercana a los 20 mil grados, aunque el astro está muerto. La luz observada por el telescopio se emitió hace 12.900 millones de años unos 900 millones de años después del nacimiento del universo con el Big Bang.

El Hubble pudo captar la luz de Earendel por una coincidencia. El físico alemán Albert Einstein predijo con su teoría de la relatividad que los cuerpos muy masivos pueden actuar como una lente que amplifica la luz de objetos que están mucho más lejos. Gracias a un cúmulo de galaxias más cercanas, Earendel ha concentrado la luz.

El nombre de la estrella significa estrella de la mañana o astro naciente en inglés antiguo, explican los autores del descubrimiento. Con este hallazgo, el Hubble pulveriza su anterior récord de estrella más lejana observada: Ícaro, una estrella supergigante azul que está a 9.000 años luz y que fue descubierta por este instrumento en 2018.

El próximo paso para el equipo de investigadores será observar este astro con el telescopio Espacial James Webb, el más potente jamás lanzado al espacio y que ya está en funcionamiento.