Con motivo de la Beatificación del querido fraile franciscano Mamerto Esquiú, en la mañana del viernes 3 de septiembre se realizó el cambio del manto que la Madre del Valle lucirá en el acontecimiento histórico que vivirá Catamarca en comunión con Argentina y el mundo.

La delicada prenda fue bordada por devotos de la Virgen y de Fray Mamerto Esquiú. El Rector de la Catedral y Santuario Mariano, Pbro. Gustavo Flores, comentó que lleva el mapa de Argentina donde sobresale la provincia de Catamarca, que es el lugar de nacimiento del Beato Mamerto Esquiú, y Córdoba que es el lugar donde él fue Obispo Diocesano.

También está presente la Catedral Basílica y el rostro del Beato catamarqueño. Además tiene tres flores como estrellas, que representan los votos que hizo Fray Mamerto Esquiú como franciscano, que son pobreza, obediencia y castidad.

En la parte delantera del vestido, lleva la imagen de San José, de la Sagrada Familia, porque estamos en el Año de San José -convocado por el Papa Francisco- y un árbol representando a Jesús que es la Vida, y las hojas que somos nosotros los cristianos.