La Justicia aceptó su camioneta como alternativa a la caución de un millón de pesos que le había sido interpuesta.

El hombre que había sido condenado por el encubrimiento del femicidio de Micaela García, la joven violada y asesinada en abril de 2017 en la ciudad entrerriana de Gualeguay, recuperó este viernes su libertad luego de que la Justicia entrerriana aceptó su camioneta como alternativa a la caución de un millón de pesos que le había sido interpuesta.

Se trata de Néstor Pavón, el condenado por encubrir a Sebastián Wagner en el crimen de la joven, quien fue beneficiado con la excarcelación luego de permanecer detenido tres años y cuatro meses y pese a que aún resta resolverse un pedido ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación para que se sea sometido a un nuevo juicio oral.

Si bien la orden de excarcelación fue firmada el 24 de agosto, Pavón seguía detenido ya que no podía presentar el millón de pesos de caución que se le había exigido. Por eso, esta semana la defensa oficial presentó la alternativa de su camioneta, ya que “hace tres años y medio que no trabaja” y por eso “no cuenta con los recursos” necesarios.

El director de la Unidad Penal 7 de Gualeguay, Santiago Osuna, confirmó a Télam que recuperó su libertad este mediodía, luego de que la Justicia aceptó la alternativa de su camioneta como caución.

Días atrás, los padres de Micaela García aseguraron sentir “dolor y tristeza por la injusticia”, tras el fallo del Supremo Tribunal de Justicia local (Stjer) de excarcelarlo, en una decisión con “carencia de perspectiva de género”.

Pavón “tuvo intervención directa en la violación y el femicidio de Micaela, debido a la gran cantidad de pruebas que no fueron analizadas de forma integral, pero lamentablemente esperábamos que algo así pudiera ocurrir”, expresó la fundación “Micaela García -La Negra-“, que conducen sus padres, Néstor García y Andrea Lescano.

Además, consideraron que la Justicia entrerriana “dejó sin responder el pedido de explicaciones ante la prueba que acreditaba que Pavón participó activamente” en la violación y femicidio de Micaela.

“Mientras planteábamos el recurso a la Corte Suprema de la Nación, deciden darle en Entre Ríos la libertad” a alguien que “participó de un acto de extrema violencia contra las mujeres y en todo momento ha entorpecido el proceso de llegar a la justicia”, apuntaron.

Asimismo, solicitaron “la rápida y real instrumentación de la Ley Micaela” en Entre Ríos; y un “compromiso sincero de la dirigencia judicial y política con una problemática que se lleva vidas cada año”.

“Seremos la pesadilla de quienes pretendan arrebatarnos los sueños y alcanzaremos el sueño de una sociedad más justa, igualitaria y solidaria. La memoria de Mica merece ser honrada en la lucha colectiva”, concluye el escrito.

Sebastián Wagner, el violador.